27/7/07

Las películas más esperadas del segundo semestre

20 estrenos que pretenden ir en carrera por el Oscar

Lo nuevo de Francis F. Coppola, Tim Burton, Sean Penn y Robert Redford y con estrellas que van desde Cate Blanchett hasta Julia Roberts. Estas son las cintas que huelen a premio de la Academia, las que se robarán la atención de aquí a fin de año.


1. The Nanny Diaries.
Dirección: Shari Springer Berman y Robert Pulcini.
Elenco: Scarlett Johansson, Laura Linney, Paul Giamatti, Alicia Keys.
Estreno en EE.UU.: 24 de agosto. En Chile aún no tiene fecha de debut, al igual que todas las de esta lista.

Un best seller más que salta a la pantalla, sobre una universitaria que trabaja para una adinerada familia. Una comedia que supone una crítica a la sociedad moderna y a padres más preocupados del exitismo que de sus hijos. La dirección es del mismo matrimonio que hizo Esplendor Americano, lo que garantiza calidad.

2. Eastern Promises.
Dirección: David Cronenberg.
Elenco: Viggo Mortensen y Naomi Watts.
Estreno en EE.UU.: 14 de septiembre.

Luego de Una Historia Violenta, Cronenberg vuelve a trabajar con Mortensen, quien ahora encarna a un frío miembro de una familia mafiosa, que cruza su camino con una "chica buena". Un thriller de bajos fondos y crímenes que promete.

3. Expiación, Deseo y Pecado (Atonement).
Dirección: Joe Wright.
Elenco: Keira Knightley, James McAvoy, Vanessa Redgrave y Brenda Blethyn.
Estreno en Inglaterra: 14 de septiembre.

Primero fue Orgullo y Prejuicio y ahora Joe Wright recluta a Knightley para un filme situado en 1935, año en que una niña cambia el curso de varias vidas cuando acusa al amante (McAvoy) de su hermana mayor (Knightley) de un crimen que no cometió. Abrirá el Festival de Venecia.

4. Into the Wild.
Dirección: Sean Penn.
Elenco: Emile Hirsch, Vince Vaughn, Wiliam Hurt, Catherine Keener y Marcia Gay Harden.
Estreno en EE.UU.: 21 de septiembre.

En su cuarta película como director, Penn narra cómo un joven idealista cambia su vida americana por la ruda naturaleza de Alaska. El sobrevalorado Gustavo Santaolalla está a cargo de la banda sonora. Un punto en contra, aunque se balancea con la colaboración de Eddie Vedder en algunas canciones. El reparto es notable y esta road movie pinta para ser de culto.

5. In the Valley of Elah.
Dirección: Paul Haggis.
Elenco: Tommy Lee Jones, Charlize Theron, James Franco y Susan Sarandon.
Estreno en EE.UU.: 21 de septiembre.

Paul Haggis es el responsable de la mediocre y oscarizada Crash, pero también escribió Million Dolar Baby. O sea, una por otra. Esta vez narra la historia de un veterano de guerra que investiga la desaparición de su hijo, un soldado destinado en Bagdad. Lo que descubre son las horribles experiencias que a su hijo le tocó vivir en Irak. Huele a cinta políticamente correcta. Huele a Oscar, porque la popularidad de Bush está en los suelos y los dardos se dirigen a él.

6. The Darjeeling Limited.
Dirección: Wes Anderson.
Elenco: Natalie Portman, Owen Wilson, Adrien Brody, Anjelica Huston y Jason Schwartzman.
Estreno en EE.UU.: 29 de septiembre.

Anderson es uno de los cineastas más brillantes de Estados Unidos y esta vez vuelve a apostar por una comedia sobre tres hermanos que emprenden un viaje por la India, tras la muerte de su padre. Ellos creen que el patriarca se ha reencarnado en un leopardo albino. Alucinante.

7. The Golden Age.
Dirección: Shekhar Kapur.
Elenco: Cate Blanchett, Clive Owen, Samantha Morton y Geoffrey Rush.
Estreno en EE.UU.: 12 de octubre.

La secuela de la notable Elizabeth (1998) vuelve a tener a Cate Blanchett interpretando a Isabel I, quien ahora lucha por mantener su imperio y debe lidiar con uno de sus aliados (rol a cargo de Owen). Su predecesora tuvo siete nominaciones al Oscar, pero sólo ganó el de mejor maquillaje. Esta vez podría cobrar revancha.

8. Rendition.
Dirección: Gavin Hood.
Elenco: Jake Gyllenhaal, Resse Whiterspoon y Meryl Streep.
Estreno en EE.UU.: 12 de octubre.

Un analista de la CIA (Gyllenhaal) es destinado a El Cairo y su vida cambia tras ser testigo de un interrogatorio, por parte de la policía secreta de Egipto, a un ciudadano extranjero. Witherspoon interpreta a la esposa embarazada del extranjero y el filme lo dirige el mismo que se ganó un Oscar por Tsotsi. Gyllenhaal y Witherspoon, que habrían tenido un romance mientras rodaban la cinta, son la taquilla misma de Hollywood, y acá tienen material para convencer.

9. Youth Without Youth.
Dirección: Francis F. Coppola.
Elenco: Tim Roth y Bruno Ganz.
Estreno: Mediados de octubre, en el Festival de Roma.

Coppola rompe 10 años de silencio fílmico adaptando con cinco millones de dólares una novela que cuenta la historia de un profesor rumano de los años 70 (Tim Roth) que recibe un rayo y que cada día se vuelve más joven y más sabio. Ojalá el director de El Padrino demuestre que esa ecuación es posible.

10. Margot at the Wedding.
Dirección: Noah Baumbach.
Elenco: Nicole Kidman, Jack Black y Jennifer Jason Leigh.
Estreno en EE.UU.: 19 de octubre.

Nicole Kidman interpreta a un mujer neurótica que se opone al matrimonio de su hermana, rol a cargo de Jason Leigh, esposa del director de esta cinta, y que promete humor negro y un guión intimista sobre una familia disfuncional.

11. American Gangster.
Dirección: Ridley Scott.
Elenco: Russell Crowe, Denzel Washington, Cuba Gooding Jr. y Josh Broslin.
Estreno en EE.UU.: 2 de noviembre.

Harlem, años 70. Frank (Denzel Washington) es chofer de uno de los jefes de la mafia, pero que tras la muerte del "capo" construye su propio imperio y hace realidad su versión del sueño americano. Ridley Scott (Thelma & Louise, Gladiador) está tras las cámaras y por su historia y actores protagónicos, se espera que descolle.

12. Lions for Lambs.
Dirección: Robert Redford.
Elenco: Tom Cruise, Robert Redford y Meryl Streep.
Estreno en EE.UU.: 9 de noviembre.

En su séptimo largometraje, Redford trabaja sobre tres historias interconectadas: un congresista que se relaciona con una periodista, un profesor idealista que trata de inspirar a un alumno aventajado de su clase y dos soldados americanos destinados en Afganistán. A lo Alejandro González-Iñárritu, en EE.UU. dan por sentado que será una de la grandes cintas del año.

13. There Will Be Blood.
Dirección: Paul Thomas Anderson.
Elenco: Daniel Day Lewis.
Estreno en EE.UU.: 21 de noviembre.

El director de Magnolia vuelve con una historia ambientada en EE.UU. de principios del siglo XX, donde un magnate (Day-Lewis, que aparece calvo) trata de controlar la explotación de una finca con petróleo. No promete arrasar con la taquilla, pero sí con la crítica.

14. I'm Not There.
Dirección: Todd Haynes.
Elenco: Christian Bale, Cate Blanchett, Richard Gere, Heath Ledger, Julianne Moore y Michelle Williams.
Estreno en EE.UU.: 21 de noviembre.

Seis actores interpretan a Bob Dylan en el biopic más extraño del año. Una rareza del mismo director de Lejos del Cielo, que podría ser la cinta más cool de la temporada.

15. No Country for Old Men.
Dirección: Ethan y Joel Coen.
Elenco: Javier Bardem y Tommy Lee Jones.
Estreno en EE.UU.: 21 de noviembre.

Dicen que es la mejor cinta de los hermanos Coen desde Fargo. La historia promete: un veterano de Vietnam descubre un botín de dos millones de dólares y decide cruzar a México, sin saber que le siguen los pasos un sheriff y un asesino a sueldo, que va dejando un reguero de víctimas a su paso. Dicen que Bardem está notable y que ya está en carrera para el Oscar.

16. The Other Boleyn Girl.
Dirección: Justin Chadwick.
Elenco: Eric Bana, Natalie Portman y Scarlett Johansson.
Estreno en EE.UU.: 21 de diciembre.

Las dos actrices más guapas de los últimos años (Johansson y Portman) interpretan a las hermanas Bolena, quienes se pelean el amor del rey Enrique VIII. Basada en una novela, el guión adaptado es de Peter Morgan, el mismo de La Reina. Y por su fecha de estreno, se espera que arrase en nominaciones al Oscar.

17. The Bucket List.
Dirección: Rob Reiner.
Elenco: Jack Nicholson y Morgan Freeman.
Estreno en EE.UU.: Diciembre.
En los 80 Rob Reiner entregó clásicos como Cuenta Conmigo y Cuando Harry Conoció a Sally. Pero luego fue cuesta abajo y ya nadie le tiene mucha fe, aunque esta vez cuenta con dos grandes, como son Nicholson y Freeman, y su suerte podría cambiar. Ellos encarnan en esta comedia a dos enfermos terminales que hacen una lista de cosas que hacer antes de morir.

18. Sweeney Todd.
Dirección: Tim Burton.
Elenco: Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman y Sasha Baron Cohen.
Estreno en EE.UU.: 21 de diciembre.

En su sexta colaboración en conjunto, Tim Burton y Johnny Depp cuentan ahora la historia de un barbero que busca venganza y asesina a todo el que pasa por su camino. Una leyenda que ha originado películas, libros y un musical de Broadway, que inspira a este proyecto. Tiene todo para ser una de las grandes del año.

19. Be Kind Rewind.
Dirección: Michel Gondry.
Elenco: Jack Black, Danny Glover y Mia Farrow.
Estreno en EE.UU.: 21 de diciembre.

Después de Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos y La Ciencia del Sueño, Gondry recluta al gran Jack Black para contar otra historia alucinante: un tipo cree que una planta nuclear está fundiendo su cerebro. El campo magnético que emite termina borrando todas las cintas de la tienda de video donde trabaja su mejor amigo y la única manera que se le ocurre para salvarlo y conservar a su única clienta -una anciana- es recreando y volviendo a filmar cada película que ella decida alquilar: desde Conduciendo a Miss Daisy hasta Los Cazafantasmas. La mejor sinopsis del año. De culto.

20. Charlie Wilson's War.
Dirección: Mike Nichols.
Elenco: Julia Roberts, Tom Hanks y Philip Seymour Hoffman.
Estreno en EE.UU.: 25 de diciembre.

Julia Roberts y Tom Hanks son los actores mejores pagados de Hollywood y lo que tocan lo convierten en oro, aunque sus dotes como actores a ratos son cuestionables. Con todo, se trata de una cinta de Mike Nichols, un grande que viene de filmar Closer. Acá aborda la historia real de un congresista que durante los 80 financió a los rebeldes afganos en su lucha contra la Unión Soviética. Podría arrasar en los Oscar.

23/7/07

El discurso de Sarkozy que impactó a la Concertación

Aunque Nicolas Sarkozy asumió la Presidencia de Francia el 16 de mayo, el discurso que pronunció ese día ha estado circulando en los partidos de la Concertación en el último tiempo, por las numerosas coincidencias que -reconocen en el propio oficialismo- muestra gran parte de su contenido con la realidad política criolla.
"Esta página magistralmente escrita", como describió un ex alto funcionario de gobierno, fue analizada la semana pasada por dirigentes de la DC en el Centro de Estudios del Desarrollo (CED), preocupados por el uso que pueda darle la Alianza a los siguientes párrafos:
"Nos hicieron creer que la víctima cuenta menos que el delincuente".
"Una izquierda hipócrita permitía indemnizaciones millonarias a los grandes directivos y el triunfo del depredador sobre el emprendedor".
"Esa izquierda está en la política, economía, medios de comunicación. Le ha tomado el gusto al poder".
"Dejaron sin poder a las fuerzas del orden y crearon una frase:
'Se ha abierto una fosa entre la policía y la juventud':
Los vándalos son buenos y la policía es mala. Como si la sociedad fuera siempre culpable y el delincuente, inocente".
"Defienden los servicios públicos, pero jamás usan un transporte colectivo. Aman tanto la escuela pública, pero sus hijos estudian en colegios privados. Dicen adorar la periferia, y jamás viven en ella".
"No podemos inventar impuestos para estimular al que cobra del Estado sin trabajar".
"Quiero crear una ciudadanía de deberes. Primero los deberes, luego los derechos".

19/7/07

Las 25 noticias más censuradas durante 2006 y 2007 en la gran prensa de Estados Unidos

por Ernesto Carmona*
El FBI ni el gobierno de EEUU han formulado cargos contra Osama Bin Laden por el episodio del 11 de septiembre de 2001 y, curiosamente, el mítico personaje tampoco aparece entre los 10 criminales más buscados por esa agencia de EEUU. Y el propio FBI admite no tener evidencia suficiente como para incluir a Bin Laden en su póster y mucho menos como para que el Departamento de Justicia lo acuse ante un gran jurado en conexión con la destrucción de las torres de Nueva York.
1) Se acaba el Habeas Corpus para ’Cualquier Persona’, incluso para los ciudadanos estadounidenses
Esta nota de Robert Parry y Thom Hartmann, publicada originalmente en los sitios ConsortiumNews y Common Dreams, explica cómo una nueva ley militar represiva somete por igual a los ciudadanos y no-ciudadanos de EEUU desde que el Congreso aprobó, sin ninguna protesta de los medios corporativos, la ley Military Commissions Act de 2006 (MCA), firmada por el presidente George Bush el 17 de octubre de 2006. La MCA elimina efectivamente los derechos de habeas corpus para ’cualquier persona’ juzgada arbitrariamente como ’enemigo del estado’.
2) Bush pretendió convertirse en un dictador militar
Frank Morales describe en la publicación alternativa Uruknet cómo Bush firmó silenciosamente la Ley de Autorización de Defensa 2007 (Defense Authorization Act of 2007) el 17 de octubre de 2006, conjuntamente con la Ley de Comisiones Militares (Military Commissions Act,), a fin de facultar al Presidente para movilizar tropas militares adonde desee, dentro de Estados Unidos, e incluso a tomar el control de las bases y unidades estadales de la Guardia Nacional, todo esto sin requerir el consentimiento del gobernador del Estado, ni de las autoridades locales, y con el fin de ’suprimir desórdenes públicos’.
3) Con AFRICOM, EEUU asegura su control militar sobre la riqueza de Africa
Bryant Hunt, de MooriofAlabama.org, relata como la Casa Blanca anunció en febrero de 2007 la formación del Comando Africano de EEUU (AFRICOM), un nuevo centro unificado de comando del Pentágono en Africa a establecerse antes de septiembre de 2008. Esta penetración militar en Africa se está presentando como una protección humanitaria en la guerra global anti terrorismo. Sin embargo, el verdadero objetivo es asegurarse el petróleo de Africa y el control de sus sistemas globales de distribución.
4) Frenesí por firmar acuerdos comerciales cada vez más destructivos
Un reporte de Oxfam International, de marzo de 2007, y otra cobertura de Sanjay Suri, de InterPress Service, revelan que EEUU y la Unión Europea persiguen vigorosos acuerdos regionales y bilaterales cada vez más destructivos del comercio y de la inversión fuera de los auspicios de la Organización Mundial de Comercio (WTO, su sigla en inglés). Según el reportaje, estos acuerdos están requiriendo enormes concesiones irreversibles de países en vías de desarrollo, mientras que no ofrecen casi nada en retribución. EEUU y la UE están exigiendo cada vez más rápido y con más profundidad reducciones de tarifas sin precedentes, a veces de arancel cero, para descargar sus mercancías agrícolas subvencionadas en los países subdesarrollados, hundiendo a los granjeros locales en la pobreza y la desesperación. Como “retribución”, EEUU y la UE se aseguran altas tarifas y rigurosos cupos de importación para mantener a salvo de la competencia a sus propios productores.
5) La embajada de EEUU en Irak se construye con tráfico humano
Mano de obra prácticamente esclava, importada del sur de Asia por un subcontratista kuwaití de Halliburton/KBR está erigiendo la embajada más costosa y fortificada del mundo para exhibirla como un ’monumento a la liberación y a la democracia de EEUU’, según un reportaje de David Phinney en Corp Watch. La empresa First Kuwaiti Trading & Contracting, conocida por sus prácticas de reclutamiento forzado, trafica trabajadores que en Iraq son sometidos a condiciones laborales propias de un campo de concentración. La embajada se construye a un costo de 592 millones de dólares mediante un contrato con KBR, la rama de construcciones de Halliburton, la transnacional del vicepresidente de EEUU Dean Cheney.
6) Incursiones de la Operación FALCON
Bajo el nombre de código Operación FALCON (Federal and Local Cops Organized Nationally) entidades policíacas locales, estadales y federales coordinaron arrestos masivos entre octubre de 2005 y octubre de 2006, en una coordinación sin precedentes que significó capturar a más de 30.000 ’fugitivos’, en una redada gigantesca sin precedentes en la historia de la nación. La operación involucró a 960 agencias autorizadas por el (ex) fiscal general Alberto González, quien hará efectiva su renuncia este mes de septiembre.
7) Detrás de Blackwater Inc
El periodista Jeremy Scahill, de Democracy Now, investigó a ’nuestros mercenarios en Irak’, unos 20.000 individuos que conforman la base militar privada más grande del mundo contratados bajo cuerda por el gobierno de George Bush. La empresa pionera en los planes neoconservadores de dominación mundial privatizada concebida para el siglo 21 por los ’intelectuales’ que rodean a Bush (Project for a New American Century) posee una flota de 20 aviones, helicópteros y una división de inteligencia. Su propietario principal es Erik Prince, un supremacista cristiano blanco de extrema derecha que sirvió en la Marina, quien ha obtenido de Bush contratos por 500 millones de dólares para defender el cristianismo y luchar contra el Islam alrededor del mundo.
8) KIA: la invasión neoliberal estadounidense en la India
Vandana Shiva y Amy Goodman, de Democracy Now!, Arun Shrivastava, de Global Research, y Suman Sahai, de SciDev.Net, analizan cómo las cooperativas de granjeros de la India defienden la seguridad alimentaria de la nación y el futuro de los agricultores indios contra la invasión neoliberal de las semillas genéticamente modificadas (GM) puesta en marcha por Monsanto, ADM, Cargill, Wal-Mart y otros gigantes estadounidenses del negocio de la alimentación. Junto con los acuerdos de cooperación nuclear suscritos por George Bush y el primer ministro Singh, en marzo de 2006, se firmó el KIA (Knowledge Initiative on Agriculture), un tratado que abre las puertas de la India a las corporaciones transnacionales que se apropian de la agricultura y la alimentación por medio de sus semillas GM patentadas en todo el planeta.
9) Privatización de la infraestructura de EEUU
Daniel Schulman y James Ridgeway, de la revista Mother Jones, y Jerome R. Corsi, de Human Events, desnudan el negocio de la privatización de las autopistas cuyos usuarios terminarán pagando los peajes a los inversionistas de Wall Street, banqueros australianos y contratistas españoles. Grandes grupos económicos, como Goldman Sachs, Morgan Stanley y el Carlyle Group se están apropiando de las autopistas públicas y de la infraestructura de transporte.
10) Los ’Fondos Buitre’ amenazan con apropiarse de la deuda de las naciones pobres
Greg Palast y Meirion Jones, del programa BBC Newsnight, denunciaron en Londres que los ’fondos buitre’, que es como se conoce a los ’inversionistas de la deuda de los países pobres’, están minando a la ONU y a otros esfuerzos globales por liberar a las naciones empobrecidas del tercer mundo de la deuda que los países ricos les han cargado por muchas décadas. Los fondos buitre son organizaciones financieras que sólo compran deudas que están cerca del ’default’ o la bancarrota.
11) Las trampas de la “reconstrucción de Afganistán”
Ann Jones, de Tomdispatch.com, y Fariba Nawa, de CorpWatch, revelaron que un informe publicado en junio de 2005 por la organización no lucrativa Action Aid indica que mucho dinero proveniente de los contribuyentes de EEUU y destinado a la reconstrucción de Afganistán realmente va a parar a los bolsillos de las ricas corporaciones estadounidenses. La ’ayuda fantasma’ nunca explica que en el país receptor se emiten cheques por trabajos defectuosos realizados por ’expertos estadounidenses demasiado caros y a menudo incompetentes’, contratados por la Agencia Internacional de Desarrollo de EEUU (USAID, según su sigla en inglés), conocida por sus vínculos con la CIA. Los fondos, que van directamente desde la USAID a las cuentas bancarias de las corporaciones americanas.
12) Otra masacre de las tropas de la ONU en Haití
Wadner Pierre y Jeb Sprague, de Inter Press Service, y el Haiti Information Project recogieron testimonios de testigos presenciales y videos que confirman otra matanza de las fuerzas de la ONU en la comunidad de Cité Soleil de Puerto Príncipe, Haití, acaecida el 22 de diciembre de 2006. Según los informes, hubo un castigo colectivo contra la comunidad por una demostración masiva de los partidarios de Lavalas que reunió cerca de diez mil personas que clamaron por la vuelta del presidente Aristide y condenaron claramente la ocupación militar extranjera de su país. Según residentes, las fuerzas de la ONU atacaron su vecindad por la mañana temprano, dando muerte a más de treinta personas, incluyendo mujeres y niños.
13) ¿Por qué los emigrantes mexicanos ofrecen mano de obra barata a las grandes corporaciones de EEUU?
David Bacon, de Truthout, y Laura Carlsen, de Foreign Policy in Focus, aseguran que el NAFTA o tratado de libre comercio entre EEUU y México, desplazó a millones de granjeros mexicanos al inundar su mercado con productos agrícolas baratos subvencionados por el gobierno de Washington. Entre 2000 y 2005, México perdió 900.000 puestos de trabajo rurales y 700.000 trabajos industriales, agravando el profundo desempleo a través del país. La pobreza desesperada ha forzado a emigrar al norte a millones de trabajadores mexicanos para alimentar a sus familias.
El Frente Nacional Campesino estima que el NAFTA ha desplazado a dos millones de granjeros, en muchos casos a consecuencia del aumento de las importaciones de EEUU. En 1994, el primer año del acuerdo, EEUU exportó 4,59 mil millones de dólares en productos agrícolas a México, según el Ministerio de Agricultura. Pero en 2006 la cifra aumentó en 114%, a 9,85 mil millones de dólares.
14) Impunidad para criminales de guerra de EEUU
Jeff Stein, del Congressional Quarterly, descubrió una disposición misteriosa, incluida momentos antes de aprobarse en el Congreso, en la nueva ley Military Commission Act (MCA) firmada por el presidente Bush el 17 de octubre de 2006 (véase la historia # 1). La disposición redefine la tortura, quitando lo más áspero de la mayoría de las técnicas polémicas que tipifican los crímenes de guerra y exime de proceso judicial a los interrogadores que cometieron tales ofensas desde noviembre de 1997.
15) La exposición tóxica se puede transmitir a las futuras generaciones como un ’Segundo Código Genético’
El periodista Peter Montague, de Rachel’s Democracy & Health News, informó que contrariamente a las creencias anteriores, hay investigaciones que sugieren que el comportamiento y las condiciones ambientales pueden programar las secciones de ADN de los niños. La nueva evidencia sobre cómo los genes interactúan con el ambiente sugiere que muchos productos químicos industriales puedan ser más siniestramente peligrosos que lo creído hasta hoy.
16) No existe ninguna evidencia dura que conecte a Bin Laden con el 11 de septiembre
Ed Haas, de The Muckraker Report y el Ithaca Journal, indica que el rol de Osama Bin Laden en los eventos del 11 de septiembre de 2001 no aparece mencionado en el afiche de ’Los diez más buscados’ por el FBI. El periodista Haas se contactó con el cuartel general del FBI el 5 de junio de 2006 para señalarles que Osama Ben Landen está siendo buscado en conexión con los atentados con bombas a las embajadas estadounidenses en Tanzania y Kenya, de agosto de 1998, pero el afiche no indica que sea buscado en conexión con los eventos del 11 de septiembre.
Rex Tomb, jefe de Publicidad Investigativa del FBI, respondió: “La razón de por qué el 11/9 no es mencionado en la página de Osama Bin Laden como más buscado es porque el FBI no tiene evidencia convincente de su conexión con el 11 de septiembre’. Continuó Tomb: “Bin Laden no ha sido formalmente encausado en conexión con el 11 de septiembre’.
17) Bebiendo agua contaminada por militares y corporaciones
Los reporteros Sunny Lewis, de Environment News Service, y Sunaura Taylor y Astor Taylor, de AlterNet, escribieron en sus respectivos medios sobre la creciente escasez de agua pura en EEUU a causa de la contaminación que generan impunemente las corporaciones, los municipios y los militares estadounidenses. Los autores dicen que el agua es esencial para la vida, contribuye a la circulación de la sangre, a la digestión, al metabolismo, a la actividad del cerebro y a los movimientos del músculo, pero el agua pura está haciéndose escasa a despecho de una norma federal que exige ’restaurar y mantener la integridad química, física y biológica de las aguas de la nación’ (Federal Water Pollution Control Act (33 USC. 1251 et seq), Section 101a).
18) Las elecciones robadas en México
Chuck Collins y Joshua Holland, de AlterNet, y el colectivo del periódico Revolution, analizaron la evidencia abrumadora que revela un fraude masivo en la elección presidencial mexicana 2006 entre el ’presidente electo’ Felipe Calderón, del partido conservador PAN, y Andrés Manuel López Obradorl, del más liberal PRD.
En una elección atravesada por los ’errores aritméticos’, un recuento parcial destapó la evidencia del abundante relleno de balotas robadas para favorecer la victoria del PAN, mientras los intereses de EEUU vigilaban perceptiblemente el resultado de la elección de México.
19) Movimientos populares desafían la agenda neoliberal
Jessica Walker Beaumont, de Trade Matters, American Friends Service Committee, Mark Weisbrot, del International Herald Tribune y del International Affairs Forum, revelaron que el modelo de libre comercio de EEUU está enfrentando resistencias cada vez más duras, mientras la gente alrededor del mundo construye alternativas de gran alcance a la explotación neoliberal. Los presidentes latino americanos están comprometidos en promesas de reparar el error de 25 años de reformas neoliberales que provocaron el peor derrumbamiento económico de la región en cientos de años.
20) Ley terrorista contra activistas por los animales
David Hoch y Odette Wilkens, del Vermont Journal of Environmental Law, Will Potter, del Green is the New Red, y Budgerigar, del Earth First! Journal, señalaron cómo el término ’terrorismo’ se ha ampliado peligrosamente para incluir cualquier interferencia, o promoción de injerencia, contra las operaciones de empresas explotadoras de animales. La nueva ley llamada Animal Enterprise Terrorism Act (AETA), firmada el 27 de noviembre de 2006, aumenta los castigos contemplados en la ley Animal Enterprises Protection Act (AEPA), de 1992.
La amplia definición de una ’empresa animal’, por ejemplo, puede abarcar a la mayoría de los negocios de EEUU, ’cualquiera empresa que utilice o venda los productos del animal o animales’. La frase ’pérdida de cualquier característica verdadera o personal’ es bastante elástica como para incluir pérdidas de beneficios proyectados.
21) EEUU busca la inmunidad de la OMC frente a sus subsidios ilegales a la agricultura
Eoin Callan, del Financial Times del Reino Unido, y la redacción de Oxfam International abordaron el probable colapso de la Organización Mundial de Comercio (WTO, según su sigla en inglés) después de años de estancamiento de sus negociaciones comerciales globales. En enero de 2007, los ministros comerciales de EEUU, la Unión Europea, Brasil, India, Japón y Australia manifestaron desesperación por el insolube impasse de los subsidios en el comercio agrícola.
En buen romance, EEUU dice que preconiza el libre comercio, pero no lo practica.
22) Del norte invaden México
Mike Davis, de TomDispatch.com, publicó una nota titulada ’La invasión fronteriza: el ejemabre perfecto dirigido al sur’, en que relata cómo el visitante que cruza la frontera mexicana desde Tijuana a San Diago se enfrenta a unos enormes letreros que rezan ’Alto a la invasión fronteriza’, levantados por aliados de los grupos de vigilancia anti inmigración llamados Minutemen. Las mismas vallas insultan a los ciudadanos mexicanos en otros pasos fronterizos de Arizona y Tejas.
Pero la ironía es que, de hecho, está ocurriendo una invasión, pero al revés, en la dirección contraria, señaló Mike Davis.
Cada vez más gringos buscan un retiro más barato en el sur, adquiriendo sus nuevos hogares en México. Los estadounidenses que están viviendo en México aumentaron de 200.000 a 1 millón en la última década, mientras los expertos predicen que la inmigración de gringos viejos aumentará de una marea incontenible entre los 70 millones de jubilados previstos para los próximos 20 años.
23) Conflicto de interés de la senadora Feinstein en Irak
Peter Byrne,del North Bay Bohemian, reveló que la senadora Dianne Feinstein, la novena más rica entre los miembros del Congreso de EEUU, enfrenta un caso monumental de corrupción que el lenguaje eufemístico estadounidense denomina “conflicto de intereses éticos”.
La mayoría de las asignaciones corresponden a contratos del Pentágono para obras de infraestructura en Iraq, Afganistán y bases militares de la Marina y la Fuerza Aérea alrededor del mundo.
24) La falsa amenaza de los medios atribuida al presidente de Irán
Arash Norouzi, de Global Research, y la redacción de Information Clearing House abordaron la historia mediática tejida a través del mundo atribuyendo al presidente Ahmadinejad de Irán la frase: ’Israel debe ser borrado del mapa’. Al contrario de la creencia general, esta declaración fue realmente una interpretación mal traducida por el servicio de noticias de la república islámica de Irán.
25) ¿Quién se beneficiará de la energía nativa?
Brian Awehali, de LiP Magazine, descubrió que la energía nativa en tierra estadounidense está proyectándose como un negocio en grande. Según la Red Ambiental Indígena, 35% de los recursos de combustible fósil de EEUU están en territorio indígena. El Departamento del Interior estima que las tierras indias mantienen reservas sin descubrir de casi 54 mil millones de toneladas de carbón, 38 trillones de pies cúbicos de gas natural, y 5,4 mil millones barriles de petróleo. Las tierras tribales también contienen cantidades enormes de energía alternativa.
’El viento que sopla sobre las reservaciones indias en apenas cuatro de las grandes planicies norteñas podrían aportar casi 200.000 megavatios de energía eólica’, dijo Winona LaDuke en el periódico Indian Country Today en marzo de 2005.

16/7/07

Gigantesca Autocensura del Cine Chileno

Una de las cosas que más impresiona respecto de las profundas restricciones que experimenta el derecho a la libertad de información y expresión en Chile es la generalizada autocensura televisiva que todavía sufre el fecundo cine chileno del exilio; y la que afecta al conjunto del cine documental sobre temas históricos y políticos elaborado desde 1990 hasta nuestros días.
Y, a la vez, es asombrosa la falta de conciencia que tenemos los chilenos de esta severa restricción de nuestras libertades.
Como dicha censura no es producto de una ley o de un consejo de calificación cinematográfica, simplemente creemos que no existe.
Y no nos damos cuenta que aquella es mucho más efectiva, precisamente porque no suscita ninguna protesta.
El hecho es que nuestra sociedad está impedida de ver hasta el día de hoy todo el patrimonio fílmico del exilio. Es una forma traumática de negar nuestra historia e identidad, pero que al mismo tiempo constituye una forma de prolongación del exilio.
Puede aceptarse la vuelta de los exiliados, pero sin que ellos puedan comunicarnos su vida, su sufrimiento y su obra. Esta continúa virtualmente prohibida para el conocimiento y la comprensión de la sociedad chilena.
Asimismo, nuestra sociedad está impedida de ver y reflexionar –a través de la autocensura de una producción de documentales muy prolífica y premiada en el exterior- las miradas críticas de nuestra historia reciente y de las profundas huellas dejadas por la dictadura.
De este modo, está virtualmente prohibida en la televisión chilena (incluyendo más vergonzosamente aún a TVN) la obra de
Patricio Guzmán “La batalla de Chile”; “La memoria obstinada”; “Allende”; “EL caso Pinochet”
Raúl Ruiz “Diálogo de exiliados”; “La expropiación”
Miguel Littin “Actas de Marusia”; El recurso del método”
Helvio Soto “Llueve sobre Santiago”
Sergio Castilla “Mijita”; “Quisiera, quisiera tener un hijo”
José Echeverría “Margarita”
Valeria Sarmiento (“La nostalgia”
Angelina Vásquez “Gracias a la vida”
Orlando Lubbert “La colonia”; “El paso”; “Los puños frente al cañón”
Pedro Chaskel “Los ojos como mi papá”
Carmen Castillo “La flaca Alejandra”
Ignacio Agüero “No olvidar”
Gloria Camiruaga “La venda”
Carmen Luz Parot “Estadio Nacional”
Marcela Said “I love Pinochet”; entre muchas otras.
Esta gravísima restricción de nuestro derecho a la libertad de información y expresión va unida a una lamentable indiferencia ciudadana, a un maquiavelismo de las autoridades y a una resignación de los realizadores.
Quizá la más patética ilustración de todo ello lo da el hecho de que hace algunos años el gobierno chileno y Televisión Nacional auspiciaron en el Cine Hoyts de La Reina, por unos diez días, la muestra de “El caso Pinochet” de Patricio Guzmán, para que la vieran algunos centenares de personas. Sin embargo, TVN ha impedido que la vean a través de su pantalla -hasta el día de hoy- los dieciséis millones de chilenos.
Y esto ni siquiera fue noticia...
Texto: Felipe Portales

14/7/07

TVN: la mala práctica del cuoteo

hotornot_top_1

Sábado 14 de julio de 2007



¿Puede ser realmente independiente un canal cuya máxima autoridad es designada por el Presidente de la República? Sus periodistas saben muy bien que no.

Conozco a fondo Televisión Nacional, con sus virtudes y fallas. Fui su primer periodista, en 1969, y su primer Director de Prensa, tras el retorno a la Democracia, en 1990. Trabajé en ella durante seis gobiernos, desde Eduardo Frei Montalva hasta Ricardo Lagos. Inclusive durante tres años de Augusto Pinochet. O sea, gran parte de su tempestuosa vida.

Las discusiones que vemos en estos días por el nombramiento de dos miembros de su directorio o por las declaraciones del presidente de ese directorio, Francisco Vidal, constituyen un capítulo más de muchísimos vividos hasta ahora y que se seguirán repitiendo, en la medida en que ese directorio esté conformado de acuerdo a cuoteos políticos y no a la calidad profesional de sus miembros, sin importar a qué partido pertenezcan.

El problema de Televisión Nacional radica en su esencia: se quiere que sea un canal independiente, al servicio del país y de la verdad, pero al mismo tiempo se lo mantiene estrechamente vinculado al mundo político, que controla hasta sus más tenues suspiros.

Si se quisiera representar al país en su directorio, casi la mitad de sus integrantes no debería pertenecer a sector político alguno, dado que, según las últimas encuestas, casi el 40% de chilenos dice no sentirse identificado con ningún partido.

La vida de los trabajadores de Televisión Nacional no es cómoda. Sé bien que casi la totalidad no quiere que su canal, el canal del cual somos dueños cada uno de los chilenos, aparezca contaminado con disputas que, una y otra vez, afectan la imagen de independencia que ellos quisieran proyectar. Son los trabajadores del Canal quienes salvaguardan -hasta donde les es posible, y con enorme dedicación- esa imagen. Esos profesionales no se sienten contentos con un directorio político que no representa el espíritu de TVN, y que obstaculiza su funcionamiento profesional.

Los nombres son propuestos por el Mandatario de turno, y su presidente -en este caso Francisco Vidal- es designado por el gobierno, sin que requiera la aprobación del Senado o la Cámara de Diputados. ¿Puede ser realmente independiente un canal cuya máxima autoridad es designada por el Presidente de la República? Sus periodistas saben muy bien que no. Ninguno de ellos osaría siquiera esbozar una crítica al gobierno o al Congreso Nacional, los partidos políticos, las Fuerzas Armadas o la Iglesia. En lo posible, no criticar ni hablar mal de nadie que tenga poder, porque todos saben bien que podrá haber una queja desde lo alto del directorio.

Al final, TVN es un gran canal; hoy en día, el mejor del país, con un directorio serio, pero "cuoteado", y con los mejores profesionales. Sin embargo, éstos no están cumpliendo con su "deber ser", no porque no quieran, sino porque no pueden.

Es un canal anodino, sin opinión, puro como el agua bendita. Y además, sin contenido cultural amplio, porque debe financiarse en medio de una competencia brutal por el avisaje. La única vez en su historia en que Televisión Nacional cumplió a cabalidad con su misión fue en sus primeros meses de vida, bajo el mando de Jorge Navarrete, a mi juicio el mejor director ejecutivo que ha tenido la empresa. Por desgracia ese período tuvo sus puntos negros, pero demostró que se puede tener un canal de verdad libre, como todos quisiéramos. Gracias a su periodismo profesional e independiente, TVN logró, en apenas ocho meses de vida, consolidarse como el más creíble y de mayor rating.

Estoy convencido de que hay que cambiar la ley que rige a Televisión Nacional para adaptarla al país distinto que estamos viviendo. Hay que despolitizarla y buscar formas de financiamiento para posibilitar una programación cultural que satisfaga a ese 58,5 por ciento de la población que declara estar poco o nada satisfecha con la televisión abierta, a la que culpa de ser chabacana, grosera, vulgar y farandulizada.

Si cada uno de los tres y medio millones de hogares menos pobres del país pagara trescientos pesos mensuales (sic) se podrían hacer, cada año, setenta programas culturales o documentales de alta calidad del tipo Al Sur del Mundo, La Tierra en que Vivimos o Bellavista 0990.

Sé que nadie escuchará mis plegarias, pero no puedo dejar de plantearlas por una mejor televisión.

8/7/07

Raúl Silva Henríquez

Cercanos colaboradores revelan nuevos antecedentes de los complejos episodios políticos que les tocó afrontar junto a Raúl Silva Henríquez durante los gobiernos de Frei, Allende y Pinochet.
Sus intenciones de apoyar abiertamente a Frei Montalva en la campaña presidencial de 1964; el crucial diálogo del 17 de agosto del 73 con Aylwin y Allende, que pudo haber evitado el golpe; las íntimas razones que tuvo para crear el Comité Pro Paz, y su prudencia para abordar situaciones como el hallazgo de restos en Lonquén o su apoyo a la Ley de Amnistía de 1978, asuntos que le originaron duros cuestionamientos hasta de sus pares.
NELLY YÁÑEZ Y RODRIGO CEA
SECRETARIO PRIVADO,
LUIS ANTONIO DÍAZ:
Diálogo Allende-Aylwin: "No vamos a llegar a nada"El enérgico carácter de Raúl Silva Henríquez lo palpó en terreno. Una mañana de fines de 1968, un Fiat se estacionó frente a la casa que habitaba en Huechuraba, cerca de una toma de terreno en la que oficiaba de "interlocutor" entre los pobladores y el gobierno.
"¿¡Qué raro... quién será!?", preguntó, mientras salía a la calle.
Perplejo quedó cuando vio descender del vehículo nada menos que al cardenal y, más aún, cuando éste le pidió sin mayores preámbulos ser su secretario privado."¡Pero si nunca he sido secretario!", dijo."¡Bueno, aprenda entonces!", le respondió.Y lo hizo. Lo acompañó en forma temporal y a tiempo completo por una década, del 68 al 78, la más dura para los gobiernos de Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende y Augusto Pinochet.
De todas sus vivencias, un lugar destacado tiene en sus registros políticos el diálogo del 17 de agosto de 1973, por tratarse de un episodio que pudo haber cambiado el rumbo de la historia y del que fue testigo presencial.
Recuerda que el cardenal estaba muy preocupado con lo que estaba pasando y que eso lo había estampado en el escrito del 16 de julio donde llamó a "desarmar las manos y los espíritus"."Por eso -dice-, cuando el Presidente le pidió prestada su mesa para un diálogo, accedió de inmediato. 'Esta es su casa', fue su respuesta".
Cuenta que esa noche un grupo del GAP intentó registrar la residencia de Simón Bolívar, pero que él se opuso con energía, diciendo: "¡La casa del cardenal no se revisa!".
"Vine solo, porque ¿en qué lugar del mundo va a estar más seguro el Presidente que en la casa del cardenal?", le dijo a Díaz.
El general César Ruiz Danyau había renunciado al Ministerio de Transportes y se resistía a abandonar la comandancia en jefe de la FACh.Pero el Jefe del Estado se veía calmo a pesar de esta situación.
Según Díaz, "se tocó el bolsillo y sacó un papel, diciendo: 'Aquí tengo la renuncia del general a los dos cargos'... Aylwin, que estaba muy serio, lo miró y le hizo la siguiente advertencia: 'No le vaya a estallar en las manos' ".
De plato de fondo hubo pescado. Y el vino lo eligió el Presidente."Señor secretario -dijo, mirando al cardenal-, tráigame un Casillero del Diablo no más... porque yo soy Diablo hasta para tomar vino tinto con pescado".
Los fuegos en la mesa los abrió Aylwin.
Según Díaz, le dijo: "Señor Presidente, he venido a esta cita con la opinión en contra de todo mi partido, pero he venido en mi calidad de cristiano y ante la invitación de mi obispo. Sepa, además, que no tengo ninguna esperanza de que lo que aquí se hable se cumpla".
Allende, quien lo escuchaba con atención, comprometió al cardenal con la siguiente réplica: "Yo recuerdo de niño, cuando mi madre nos leía las Escrituras, que aparece por ahí una oveja perdida
y que Jesucristo fue a buscar a esa oveja. Yo soy esa oveja y por lo tanto el señor cardenal también tiene que preocuparse de mí".
De ahí vino una tensa conversación sobre la situación política, los despidos en El Teniente y los conflictos vividos por la Papelera, que terminó en una conversación con más detalle en el escritorio.La despedida fue amable.
Pero Díaz sostiene que el cardenal quedó con una mala sensación y que le dijo: "No vamos a llegar a nada".
Al día siguiente, Allende le mandó una tarjeta agradeciendo que haya dado un paso tan noble.
Nada, sin embargo, pudo detener lo que vendría.
El viernes 7 de septiembre, el cardenal se fue a Punta de Tralca. Pero el domingo en la tarde optó por regresar."Volvamos hoy mejor -le dijo a Díaz- porque las cosas están tan tensas".
Él presentía algo...
El lunes fue un día normal. "Pero el martes -cuenta el sacerdote-, cuando estábamos rezando en la capilla, llegó corriendo y gritando la madre Socorro: "¡¡Se armó, se armó!! Monseñor (José Manuel) Santos está llamando al cardenal desde el centro, desde el Episcopado".
El cardenal recibió el mensaje, oró por unos minutos y recibió el reporte del obispo.
Luego pidió que le trajeran a su escritorio una radio y un televisor. "Estaba -dice Díaz- con los ojos rojos.
Los llamados no paraban y empezamos a recibir los primeros informes de las parroquias con muertos y detenidos.
Me pidió que por seguridad llevara en su auto a su chofer, que vivía cerca de San Miguel".Éste se llamaba Augusto, y Díaz recuerda que al cardenal le encantaba bromear con eso.
Un día, después de visitar al Nuncio Sótero Sanz, estaban los periodistas esperándolo afuera. No formuló declaraciones, pero se encargó de decir varias veces en voz alta y en referencia indirecta al general Pinochet: "Don Augusto, váyase luego. Don Augusto, está muy lento esto".
El mismo 11 de septiembre el cardenal escribió una oración a Jesucristo.
Y luego le dijo a Díaz: "'Esto no lo podemos aceptar. Contáctame con alguien del gobierno".Pero reconoce que no tenían con quién. Es más, no habían podido ubicar al obispo castrense Francisco Javier Gillmore y el cardenal estaba indignado porque no le había informado nada.
"Así es que llamé a mi padre -dice Díaz-, que era general de Sanidad y director del Hospital Militar.
Nos aconsejó hablar con el general Óscar Bonilla, quien nos atendió muy bien, y además nos prestó un vehículo para que los integrantes de la Conferencia Episcopal pudieran tener su primera reunión, en la que sacaron una declaración que indignó a la Junta y que marcaría la relación de ahí en adelante".MONSEÑOR ALFONSO BAEZA: La prudencia ante Lonquén y el apoyo a la amnistíaTestigo presencial de cómo el cardenal Raúl Silva Henríquez manejó el delicado descubrimiento de los restos de 15 personas calcinadas en los hornos de Lonquén, en 1978, fue monseñor Alfonso Baeza, uno de sus amigos más cercanos.
Los lazos entre ambos se estrecharon de a poco. Tanto así, que Baeza era uno de los que se oponían a que fuera nominado como arzobispo de Santiago. Su candidato era Emilio Tagle, por haber acercado la Iglesia a los pobres.
"La verdad es que a Silva Henríquez no lo queríamos mucho... Lo veíamos como un gerente, y nosotros queríamos a un pastor, a un hombre con fuerte conciencia social. Entonces, cuando lo nombraron nos decepcionamos", dice moviendo la cabeza en son de autorreproche.Pero el cardenal se fue ganando el respeto de sus pares, incluso para imponer decisiones que iban en una dirección opuesta al sentir de la mayoría. Un ejemplo fue justamente lo sucedido con Lonquén."Poco antes del Simposio Internacional de los Derechos Humanos había llegado a la Vicaría de la Solidaridad la denuncia de la aparición de unos restos en unos hornos abandonados de una mina, e incluso habíamos recibido en reserva unas cajas con huesos humanos. Y aunque muchos queríamos darlo a conocer, el cardenal optó por la prudencia y no quiso informarlo sin los chequeos pertinentes".
"El comentario que hacíamos entre los vicarios era: 'Te imaginas si lo contáramos ahora. ¡Sería un escándalo terrible!'. Y lo habría sido, porque había representantes de las Naciones Unidas y obispos, dirigentes sociales y políticos de distintos países.
No obstante, apenas terminó el simposio, nos autorizó a ir al lugar y verificar. Y conformó una comisión de personas 'indiscutibles' para que se hicieran cargo del caso; entre ellas, Máximo Pacheco, Monseñor Enrique Alvear y Emilio Filippi.
Ahí recién estalló todo".Ambos pelearon muchas veces. Una vez le ordenó clausurar un diálogo nacional, con más de dos mil grupos de análisis, para un 1 de Mayo. Recuerda que lo llamó el director de Dinacos, Hugo Morales, y le dijo que no debía hacer esos encuentros. "De inmediato se lo dije al cardenal. Pero la sorpresa fue terrible cuando me respondió: 'Suspéndelo, entonces. No nos vamos a enfrentar al gobierno por eso. Hay cosas más importantes'".
Baeza sostiene que Silva Henríquez tuvo muchos aciertos, pero también cometió errores."Tal como dice el Evangelio: el que pone la mano en el arado y mira para atrás, no sirve. Y él era de los que no miraban para atrás. Si se equivocaba... se equivocaba, porque decía que el único que no comete errores es el que no camina".
Entre las faltas, menciona el respaldo que le dio al decreto de Amnistía de 1978."Todos los vicarios -afirma- nos reunimos y le mandamos a decir que había que manifestar un rechazo.
Él no estuvo presente porque estaba enfermo, así es que comisionamos a Cristián Precht para que hablara con él. Y la respuesta que recibió fue: '¡Ustedes son unos locos! Al enemigo que huye hay que ponerle puente de plata. Eso hay que respaldarlo' ".
El cardenal veía el decreto como un gesto de reconciliación que iba a beneficiar a uno y otro lado. "Y nosotros, que no compartíamos esa tesis, tuvimos que obedecer nomás...
Por eso digo que eran puros cuentos los rumores que decían que los vicarios hacíamos lo que queríamos. Nadie puede negar que teníamos ideas distintas. Pero cuando el cardenal hablaba, nosotros acatábamos".Tampoco avala los cargos de "cura rojo" a Silva Henríquez, porque -afirma- que "de rojo el cardenal no tenía nada".Una de las cosas que le llamaba la atención de los diálogos que tenía con Pinochet es que eran una especie de gallitos verbales. Una vez, Pinochet le dijo: "Cardenal, la autoridad viene de Dios...
Efectivamente, le respondió Silva Henríquez, la autoridad viene de Dios, pero no el autoritarismo".
Hoy, Monseñor Baeza, el mismo que en un principio no creyó en el cardenal, es uno de sus principales admiradores. "El cardenal fue un tremendo líder espiritual. Y su gran sello fue haber unido la misión de la Iglesia con el proyecto país".GUSTAVO FERRARI: En contra de Allende y a favor de Frei Montalva
No fue un buen día cuando Silva Henríquez y Gustavo Ferrari se conocieron. Es más, muy posiblemente, aquella mañana de septiembre de 1936 en Turín fue una de las más tristes y duras para el futuro cardenal, pues su futuro como sacerdote nunca estuvo más en duda.
Una molestia en una de sus rodillas, que le provocaba constantes dolores, llevó a sus superiores a pensar que no era apto para llevar una vida religiosa y a decirle que discutirían su caso.
Recién había escuchado eso cuando salía de la sala y un sacerdote desconocido -el salesiano Gustavo Ferrari- se le acercó para decirle que lo habían enviado a hablar con él, pues había sido destinado a Chile y quería saber más del país.
"Fue un momento bien terrible. El futuro cardenal tenía 29 años entonces y una vocación sacerdotal inmensa, que en ese momento corría peligro. Estaba muy triste, pero listo para aceptar la voluntad de Dios", recuerda Ferrari.
Mucho tiempo más tarde, después que sus superiores visaran la carrera eclesial de Silva Henríquez, ambos se reencontraron en Chile.Trabaron una amistad más allá de los cargos y estructuras de la Iglesia. Juntos fundaron colegios e instituciones de beneficencia, y pasaron muchas vacaciones en Punta de Tralca.
Cuando Silva Henríquez fue nombrado arzobispo de Santiago, de inmediato supo que necesitaría más ayuda; por eso le dijo a Ferrari que se fuera a vivir con él. El sacerdote italiano no lo pensó dos veces y partió a la primera casa que compartió con el cardenal, en la esquina de Lota con Luis Thayer Ojeda.
En ese lugar, recuerda Ferrari, debió lidiar con uno de los momentos más cruciales en la historia del país, pues estuvo a punto de intervenir directamente en política.Corría 1964 y Chile enfrentaba una elección presidencial a tres bandas con Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende y Julio Durán.
El problema para el cardenal eran los apadrinamientos de bautizos por parte de Durán y Allende."El cardenal decía que eso era un engaño, que Allende era marxista, Durán masón y que estaban burlándose de la gente", recuerda Ferrari.
El problema era que, en plena campaña presidencial, Silva Henríquez estaba decido a intervenir a favor de Frei.-Usted no puede hablar, no puede mostrar una opción política -argumentó Ferrari.-Aunque me critiquen, voy a hablar -respondió el cardenal.Tanto fue lo que insistió Ferrari, que al final Silva Henríquez dio su brazo a torcer y propuso preguntarle a Patricio Aylwin, entonces líder del comando de Eduardo Frei, si intervenir o no. El mismo sacerdote italiano fue donde Aylwin, quien le mandó a decir al cardenal que ni se le ocurriera abrir la boca, "que los curas rezan y los políticos actúan en política"."Estoy seguro de que estuvo apunto de hablar y no sé qué hubiese pasado si lo hubiera hecho. Por suerte, pude convencerlo de que se mordiera la lengua", recuerda Ferrari.
TOMÁS GONZÁLEZ: "Dios le pidió salvar personas"En 1943, Tomás González iba en tercer año de preparatoria cuando un día lo llevaron -junto a todo su curso- a la inauguración de un liceo en Gran Avenida, el Manuel Arriarán Barros. Fue la primera vez que González vio a Raúl Silva Henríquez. Con sólo ocho años, nunca imaginó que ese sacerdote que presidía la ceremonia y que era el director del liceo, se convertiría, con el tiempo, en uno de sus mejores amigos.
Pero el destino tardó en reunirlos. Tuvieron que pasar casi 20 años para encontrarse, cuando Tomás González se preparaba para ser sacerdote y Silva Henríquez era su superior en la Gratitud Nacional. Desde entonces forjaron un apego incondicional, compartiendo momentos duros y, por supuesto, de los otros.
Como cuando ambos, a fines de los '70, fueron a Nueva York por un homenaje que la comunidad judía de esa ciudad le brindó al entonces arzobispo de Santiago."Nos sobraba tiempo esa mañana, así que nos fuimos a pasear por la 5ta Avenida. Caminamos mucho, hasta que don Raúl me dijo 'estoy cansado y tengo sed. Quiero un whisky'. Era casi mediodía y no había dónde ir. Hasta que encontramos un letrero que decía 'whiskey'. Entramos y resultó que era un local lleno de Conejitas Playboy, con orejas y todo. Nosotros andábamos vestidos de negro, hasta con cuello romano. Se nos acercó el dueño, que hablaba español, y nos dijo que nunca había ido un sacerdote al local y que él invitaba los whiskys", hace memoria y ríe sin parar González.
En el otro extremo de los recuerdos, en lado más triste, el ex obispo de Punta Arenas está seguro de que uno de los momentos más trascendentales en la gestión del cardenal Silva Henríquez y la historia de Chile comenzó a gestarse el 13 de septiembre de 1973.Ese día, González estaba en su casa de la calle República cuando recibió el llamado del cardenal. El toque de queda había terminado y le decía que debía ir ya a su casa de Simón Bolívar. "No me dijo nada más, porque su teléfono estaba intervenido", acota González.Tan pronto llegó, el cardenal lo condujo a la capilla y le dijo "vamos a preguntarle al Señor qué quiere de nosotros.
Qué quiere del arzobispo de Santiago"."Estuvimos una hora ahí. Don Raúl rezaba y decía 'mí Señor, qué quieres que haga'. Leía la Biblia. Se paraba. Decía 'qué quieres que haga, ayúdame a encontrar el camino' ".Hasta que salimos de la capilla y me contó que ya sabía qué era lo que Dios esperaba de él.
"¿Sabes lo que me pide el Señor? Salvar personas", dijo.
Era justo la hora de almorzar, pero antes el cardenal le pidió a González que telefoneara al rabino Ángel Kreiman, al obispo luterano Helmut Frenz y al pastor metodista Julio Assad, y que los citara a las 4 de la tarde de ese mismo día.A las 5 P.M. del 13 de septiembre de 1973, a la salida de esa reunión, ya estaba zanjada la creación del Comité Pro Paz. "Desde ese día, don Raúl hizo lo inhumano para intentar salvar personas. Después de todo, eso fue lo que le había pedido Dios", recuerda Tomás González.LUIS EUGENIO SILVA: El Te Deum en peligro
Era 1974 cuando Luis Eugenio Silva llegó a Chile desde Europa después de finalizar sus estudios en historia eclesial. Entonces, él no sabía que lo que aprendió en esos libros sería clave, en parte, para trabar amistad con Raúl Silva Henríquez.
Ambos se conocieron por intermedio del sacerdote Luis Antonio Díaz y, desde un comienzo, pese a la diferencia generacional, hubo gran afinidad entre ambos.El actual párroco de la parroquia Santa Elena recuerda que con el cardenal podían pasar horas hablando del campo, historia de Chile y de la Iglesia. Por eso mismo, cuando Díaz dejó de ser el secretario personal del cardenal, nadie dudó de que Silva sería su sucesor.
"Apelando a mis conocimientos históricos, como secretario de don Raúl, mi tarea era asesorarlo en los problemas de contingencia. No escribir cartas; para eso yo tenía una secretaria", explica Luis Eugenio Silva.Y de todas aquellas ocasiones en que el cardenal le pidió un consejo, hoy Silva no duda en señalar que uno de los momentos más complejos en la gestión del cardenal se suscitó en septiembre de 1974, cuando la mayoría de los vicarios se oponían a realizar el Te Deum.
Más grave que un conflicto puntual con la administración de Augusto Pinochet o con el mismo militar, esta vez el problema era mayor, pues era dentro de la misma Iglesia.Consciente del impacto que significaría no efectuar la ceremonia, Silva Henríquez pidió ayuda a sus más cercanos; entre ellos, a Luis Eugenio Silva, quien le dijo:
-El Te Deum no se ha suspendido nunca. Ni siquiera en los momentos más difíciles, como durante la Revolución del 91. Usted va a pasar. Pinochet va a pasar. El Te Deum es de Chile.
"No fue fácil la decisión, pero finalmente el acto se realizó. Fue uno de los Te Deum más duros con Pinochet", recuerda Silva, quien luego -en una conversación privada que mantuvo con el militar- le preguntó qué recuerdo tenía del cardenal y, en especial, de aquella homilía. Pinochet le respondió:
-Nunca me gustó 'El huaso' -Silva Henríquez-, pero le tenía respeto. Yo sabía que cuando iba al Te Deum él me iba a poner el rebencazo (un latigazo de jinete) a la primera. En cambio, otros curas me levantaban la manito como para bendecirme y luego me pegaban el charchazo.
LEJOS DE LA POLÍTICA: El sello social que impregnó sus obrasSu primera intención fue ser jesuita. Pero una puerta cerrada -a la que llamó insistentemente sin ser escuchado- fue para el cardenal Raúl Silva Henríquez una señal."No está de Dios que me oigan", dijo. Y optó por los salesianos.
Procedente de una familia de agricultores de Talca, el cardenal desde siempre se inclinó por lo social.
Su sello lo estampó en el texto "Mi sueño de Chile", donde planteó la necesidad de un país donde todos vivan con dignidad.
"La lucha contra la miseria -sostuvo en ese escrito- es una tarea de la cual nadie puede sentirse excluido. Quiero que en Chile no haya más miseria para los pobres. Que cada niño tenga una escuela donde estudiar. Que los enfermos puedan acceder fácilmente a la salud. Que cada jefe de hogar tenga un trabajo estable y que le permita alimentar a su familia".
Más tarde y en una oración a Jesucristo, escrita en los 70, convocó a mirarlo y a imitar su ejemplo, independientemente de las incomprensiones y dificultades.
"Triunfas -señaló en la invocación- azotado, coronado de espinas, escupido, despedazado, muerto. Tu rostro, ya muerto, refleja la serenidad del que ha cumplido".El cardenal nació el 27 de septiembre de 1907, estudió Derecho en la UC y se ordenó sacerdote el 38. Su carrera fue meteórica. Fue director espiritual del Seminario Mayor salesiano, director del Colegio Patrocinio San José, rector del Colegio La Gratitud Nacional, vicepresidente de Caritas-Chile y presidente de Caritas internacional.
En ese cargo estaba cuando el Papa Juan XXIII lo nominó en 1959 como obispo de Valparaíso, el 61 como arzobispo de Santiago y el 62, como cardenal.Desde el arzobispado reestructuró la arquidiócesis en decanatos, zonas pastorales y vicarías.Participó en las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II, en el Sínodo de Obispos de 1967 y en la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Puebla, 1979. Experto en crear "instituciones" fue fundador, entre otras, de Caritas-Chile, de Invica (para la construcción de viviendas para personas de escasos recursos), de las cooperativas (con la distribución de tierras de la iglesia entre los trabajadores), de la Academia de Humanismo Cristiano y de las vicarías de la Educación, Pastoral Obrera y Solidaridad (antes había creado el Comité Pro-Paz).
El Papa Juan Pablo II le aceptó su renuncia al Arzobispado por razones de edad, el 29 de septiembre de 1982 (cargo que quedó el 83 en manos de Francisco Fresno). Falleció el 9 de abril de 1999 y fue despedido por una multitud de fieles.

Cadáveres en el clóset



A los jóvenes de Chacarillas no hay nada que reprocharles. Pero sí a esos dirigentes de hoy en que algunos se convirtieron. Y es que quienes aspiran a conducir el país deben tener más conciencia moral, y más pudor, acerca de su propio pasado.

CARLOS PEÑA
La muerte de Osvaldo Romo, ese gordo estrábico que no nos ahorró ninguna dimensión ni de la crueldad ni del horror, casi coincide con la celebración de los treinta años de Chacarillas, uno de los actos más cursi de todos los que perpetró la dictadura.Y es que el horror y la cursilería, al menos en la política, están emparentados.
Como deben recordar quienes enarbolaron antorchas ese día -al hacerlo los debe invadir un leve temblor de emoción y de nostalgia-, mañana se cumplen treinta años exactos desde que Pinochet, aconsejado sin duda por uno de sus orejeros de entonces, decidió subir a setenta y siete jóvenes a una de las cumbres del San Cristóbal.
Cada uno de ellos representó a alguno de quienes habían muerto en la batalla de La Concepción. Entre esos héroes de una noche, hubo de todo. Liberales que no sabían entonces que eran liberales, cantantes que gorgoreaban, dirigentes estudiantiles bien portados y de misa dominical, tenistas de fin de semana, animadores de televisión relamidos, locutoras que ya nadie recuerda, cantantes de shows de sábados por la tarde, dirigentes de la UDI de entonces y de ahora.Esa noche, Pinochet -la gorra más alta que lo habitual, el abrigo largo que estilizaba su figura, la barriga a raya gracias a la faja y la respiración contenida, la sonrisa remendada para ocultar las tapaduras de oro que usaba de teniente- los saludó uno por uno.
A las mujeres de un beso en la mejilla, a los hombres con un fuerte apretón de manos. A todos les regaló una mirada sostenida a los ojos, como transmitiéndoles un mensaje oculto. Acompañaron al general, en primera fila, dos o tres funcionarios -Vial, Novoa- que se arroparon como si supieran, ya entonces, que algún día deberían negarlo. Juan Antonio Coloma, en esos años lleno de rizos, y cubierto con un gamulán que le acortaba aún más el cuello y le acentuaba ese aspecto de adolescente glotón, leyó un discurso en llamas en el que él, y cada uno de los setenta y seis restantes que sostenían en ese momento una antorcha, se comprometía a luchar contra el comunismo internacional.Ninguno de ellos, claro, sabía nada de nada de los horrores que por esos mismos días se estaban cometiendo.
os sabían la Iglesia, los abogados, los jueces, la prensa censurada, los estudiantes universitarios, la policía, se comentaban en los pasillos de la Católica; pero ellos preferían no saber y cerraban los ojos, mientras sostenían la antorcha, inflamados de emoción por ese premio, cuya estética estaba a la altura de los de Viña, nada menos. Todavía atesorarán la medalla junto con otros galvanos que recibieron por esos días y, cogiéndola con cuidado, para no estropear el brillo del bronce, la mostrarán hoy, después de misa y aprovechando el almuerzo dominical, a sus hijos, y mañana a sus nietos, recordando con los ojos húmedos, y sin poder reprimir el leve calambre de la nostalgia, esa noche en la que fueron héroes y se dejaron seducir por la cursilería del régimen, y todo ello mientras "el Guatón" Romo -ese turnio cruel- comenzaba sus días en Brasil, luego de haber violado, torturado, escupido, humillado y hecho desaparecer a otros tantos jóvenes parecidos a esos que enarbolaban, esa noche, una antorcha en Chacarillas.¿Tiene sentido reprocharles a esos cincuentones de hoy haber participado en ese acto cuya aura fascista es difícil ocultar incluso después de tanto tiempo?En principio pareciera que no hay nada que reprochar. Si Heidegger se dejó seducir por la crueldad de un cabo, ¿qué podríamos esperar de estos otros jóvenes a duras penas alfabetizados por Jaime Guzmán que subieron un cerro un día nueve de julio de 1977?
Si incluso el Papa -él, que es casi un santo- formó parte de las juventudes hitlerianas, ¿qué podríamos esperar de este otro puñado de pecadores que estudiaban, si estudiaban, en la Universidad Católica, y se ponían a las órdenes no de un cabo histérico, sino apenas de un dictador latinoamericano que, según se creyó hasta hace poco, más encima era austero?Es cierto que de esos jóvenes podíamos esperar poco y era obvio que, emborrachados por la gestualidad y los temores de esos años, iban a caer hipnotizados.
Pero si no pudimos esperar nada de los jóvenes de esos años, sí podemos esperar algo de los adultos y de los dirigentes en que se han convertido hoy.Podemos esperar, por ejemplo, alguna conciencia del horror en el que participaron, algún sentido de culpa por la omisión en que incurrieron, alguna noticia de la ceguera que se dejaron padecer, siquiera algún pudor por la fealdad moral de la que fueron parte. Algo. Apenas una seña.
Una mirada retrospectiva que nos indique un sentimiento acerca de ese horror que, por esos mismos días del cerro, los empleadores del "Guatón" Romo seguían cometiendo; un simple recuento, siquiera pudoroso, de los cadáveres que tienen ocultos en el armario y que llevan, aunque se hagan una y otra vez los lesos, bien embalados en algún rincón de la memoria.
Homenajeados de Chacarillas recuerdan los 30 años del discurso
Una llovizna helada, una liturgia cívico-patriota y 77 jóvenes caminando en medio de antorchas hacia el cerro Chacarillas, en la cima del San Cristóbal, fue el telón del acto en el que hace 30 años -el 9 de julio de 1977- Augusto Pinochet marcaría el itinerario de su gobierno.Organizado por Jaime Guzmán, Luis Cordero e Ignacio Astete, quien presidía el Frente Nacional de la Juventud, los 77 jóvenes serían homenajeados en recuerdo de los 77 héroes de La Concepción.
Dirigentes como Cristián Larroulet, Juan Antonio Coloma, Andrés Chadwick, Patricio Melero y Jovino Novoa, junto a periodistas como Claudio Sánchez y Julio López Blanco; artistas como José Alfredo "Pollo" Fuentes y Roberto Viking Valdés, y deportistas como Jaime Fillol y Hans Gildemeister, recibieron una condecoración del régimen y se transformaron en protagonistas de uno de los actos fundacionales del régimen militar.
Hoy la Fundación Pinochet invitó a esos mismos 77 jóvenes a una ceremonia que se realizará este martes. Sin embargo, muchos de ellos no asistirán. Quienes hoy son parlamentarios se excusaron debido a que tienen sesión en el Congreso, pero se dan tiempo para recordar: "Yo era del grupo de gremialistas de la Universidad de Chile.
Básicamente, fuimos invitados para celebrar el Día de la Juventud. Sin nosotros saberlo ni esperarlo, nos encontramos con un discurso de Pinochet distinto, que explícitamente le proponía al país una transición hacia la democracia protegida e integradora. Por primera vez hablaba de etapas y se autoimponía plazos para cumplirla, como la creación de una nueva Constitución", rememora Melero.
Según recuerda el senador Andrés Chadwick -entonces presidente del movimiento gremial de la UC-, en ese momento estaba instalada la disputa entre los duros y los blandos del régimen. "Los blandos, con Guzmán a la cabeza y con Sergio Fernández, estaban por la tesis de fijar un itinerario.
Plazos más que metas, era la idea. El debate era intenso en el gobierno, que ese día optó por el camino institucional. Aunque con algunos matices, pues algunos plazos fueron reemplazados por metas.
El cronograma no coincidió en las formas ni en los tiempos con lo que nosotros queríamos. Algo que no nos gustó mucho, pero por lo menos había un compromiso".El senador Juan Antonio Coloma dice que después de 30 años es poco de lo que se acuerda: "En todo caso, fue un hecho objetivamente importante.
El gobierno estaba ante una disyuntiva y optó por un itinerario".Larroulet coincide en que ese 9 de julio "fue un momento muy trascendente para la historia política del país.
Y nosotros, los jóvenes, nos dimos cuenta de ello".Pero hoy muchos reniegan del acto. Algunos, como un conocido rostro de televisión, afirman que fueron obligados a ir.
Pero Melero los refuta: "Más que risa, me da vergüenza ajena ver a personas que reniegan del premio que recibieron, cuando en esa época suplicaban que se lo dieran".

Tolerancia cero al banquillo


La Nación, Domingo 8 de Julio de 2007

De “Fome”, “demasiado largo” y con panelistas “soberbios”, “aburridos” y “autorreferentes”, califican los señores políticos el estelar de televisión de Chilevisión. La Concertación y la Alianza se diferencian en que los primeros miran con desconfianza que el programa critique al Gobierno con “liviandad” y no haga lo mismo con Sebastián Piñera, mientras los segundos –salvo la línea más dura– lo consideran “un aporte”.
Daniel Pacheco

Desde su primera edición, el 9 de enero de 2000, “Tolerancia cero” se convirtió en el “estelar” más apreciado por los señores políticos, ya que, a su juicio, fue el primero en retomar el estilo de aquellos clásicos como “A esta hora se improvisa”, conducido por Jaime Celedón durante la Unidad Popular. Pese a que se ha mantenido estable en el rating desde que pasó al horario prime (domingo a las 22 horas) en octubre de 2004 –con un promedio de 6,8 puntos–, para dirigentes PS, UDI, DC y de Renovación se ha vuelto más influyente en el mundo político desde que incorporó un invitado al estudio.
Uno de los momentos altos del programa fue marcado el 11 de noviembre de 2006, cuando el entonces senador PPD Fernando Flores confidenció que la Presidenta Bachelet lo había visitado en su casa para informarle de la creación de una “comisión secreta” que abordaría el tema de Publicam. El programa marcó la agenda noticiosa de la semana.
Desde ahí su influencia ha sido zigzagueante, con nuevos panelistas: Patricio Navia reemplazó al harvardiano Fernando Paulsen y ahora se alista a ingresar al panel Carlos Peña.
Pero, ¿Qué opina la clase política de la evolución que ha tenido “Tolerancia cero” y cómo califica a cada uno de sus panelistas? Preguntamos a ministros y parlamentarios, quienes esta vez descargaron sus propios misiles.
En el mundo concertacionista estiman que, con los años, el programa se transformó en un centro de ataques al Gobierno y una plataforma política de Sebastián Piñera, especialmente después que éste se adueñara del canal. Camilo Escalona, timonel PS, incluso les sugirió a los productores del programa que le cambien el nombre por “Intolerancia suma”, y su compañero senador Jaime Naranjo consideró “bochornoso que no se atrevan a criticar a su patrón”.
En la Alianza califican al estelar como un “buen programa”, o “un aporte”, aunque el ala más dura, representada por el senador UDI Jorge Arancibia, asegura que el espacio favorece a la Concertación. Juan Antonio Coloma, a su vez, dijo a LND que “a veces me gustaría ir en persona para discutir lo que dicen”.
El fogoso contraataque de los politicos
Francisco Vidal
Desde su puesto de presidente del directorio de TVN, Francisco Vidal destaca que su canal tiene “un equivalente, ‘Estadio Nacional’, y marca los mismos puntos en la mañana, eso equivale a medio millón de personas, lo que no es poco”.
–¿Qué panelista agregaría en “Tolerancia…”?
–Más de cuatro hace la conversación compleja, pero desde el punto de vista de las correlaciones políticas agregaría a alguien que defendiera más los puntos de vista de la Concertación.
–¿Quizás un ex ministro de la Concertación, como usted?
–[Ríe]. No, pero yo asistiría como panelista si me invitaran en un futuro.

Cristián Monckeberg, diputado RN
“No sé si a todo el mundo le gusta”
“Yo trataría de aprovechar la salida de Paulsen para poner a alguien más joven que presente otra visión, no la de los 60 y 50 años de Chile. Yo no sé si a todo el mundo le guste este programa”.
–¿A quién agregaría como panelista?
–A Matías del Río.

José Antonio Viera-Gallo, secretario general de la Presidencia:
“Son opinólogos”
–¿”Tolerancia cero” es un aporte?
–Es lo que hay, yo haría otro programa…
–¿No le parece muy bueno?
–Lo veo porque es lo que hay; ahora, si hubiera una competencia…
–¿Qué le cambiaría?
–El programa se alarga demasiado, debiera ser mucho más corto y contar con un invitado desde el comienzo, no en la mitad.
–¿Cree que se resguardan los equilibrios políticos?
–No me siento identificado por ninguno de ellos, entonces es difícil, no creo que los panelistas representen las grandes corrientes culturales y políticas chilenas. Son personas capaces e inteligentes, pero son opinólogos; entonces, representan su propio punto de vista, no el de la sociedad chilena.

Patricio Walker, presidente de la Cámara de Diputados:
“Está teñido a la derecha”
“El programa en su conjunto me parece bueno, a veces uno no comparte las opiniones, pero es un aporte. Eso sí, es un poco tarde, yo lo apago antes”.
–¿A quién agregaría como panelista?
–Cada uno representa una visión, me gustaría que estuviera Carlos Peña, porque el programa está teñido a la derecha.

Osvaldo Andrade, Ministro del trabajo
“El programa es autorreferente”
“Lo encuentro largo y me aburro. Hay una tendencia a hacer del periodista un personaje, entonces hay mucho de autorreferencia en esto y –más que un diálogo político a propósito de un entrevistado que debiera ser la centralidad de la discusión– existe un intercambio de opiniones de personajes que se sitúan horizontalmente. El invitado es un miembro más del panel, y se pierde el sentido de su presencia.
–¿Asistiría si lo invitaran?
–Por cierto. Pero no sé si me atrevería a recomendar que lo vieran estando yo ahí, porque no quiero aburrir a nadie.
–¿Los panelistas se hacen cargo de sus militancias políticas?
–Hay bastante más militancia desde aquellos que en teoría son representativos de la Alianza. De Melnick que en el resto.

Marco Enríquez-Ominami, diputado PS:
“Me gusta esa cosa orgiástica”
“El programa tiene una buena estética del lenguaje. Me gusta mucho más esta cosa orgiástica y llena de contradicciones, que esa cosa monárquica de los ’90”.
–¿Se mantienen los equilibrios políticos?
–No es necesario que se mantengan, ésa es la gran tragedia de TVN, que pasó de ser el canal de todos a no ser el canal de nadie porque no tiene punto de vista. Creo en la subjetividad, en la editorialización de la noticia. Se puede llegar a un promedio idéntico sin castigar. Pero hemos castigado en Chile la subjetividad, todos los reportajes son con una voz en off súper neutral.

Jorge Arancibia, senador UDI
“Agregaría a Álvaro Bardón o Hernán Felipe Errázuriz”
“Ciertamente, en el programa no se respetan los equilibrios políticos, pero la capacidad de las personas les permite que esas diferencias se vean atenuadas”.
–¿A quién agregaría?
–Difícil pregunta, porque la estructura está bien lograda, aunque un Álvaro Bardón podría ser un muy buen elemento, o Pablo Barahona, ex ministros de Estado que tienen una connotación en el campo económico, con una capacidad de comunicación importante. También podría estar Hernán Felipe Errázuriz.

Jorge Pizarro, senador DC
“El programa es una lata”
“El programa es aburrido, es fome, una lata. No hay equilibrio político, nunca lo ha habido ahí; no sé qué militancia tienen los que están ahí”.
–¿De verdad cree que no aporta?
–A mí me aburre, a lo mejor a otros los entretiene y lo toman como el “CQC”.

Camilo Escalona, senador PS
“Debiera llamarse ‘Intolerancia suma’”
“No es más que una expresión de arrogancia basada en una soberbia sin consistencia. Se sienten los dueños del mundo, los poseedores de la verdad, creen que pueden dar clases sobre lo bueno y lo malo, pero tienen una falta de fundamento absoluta. Hace rato dejó de ser un coloquio del que se pueden sacar cosas interesantes y se ha transformado en un intento para desollar a las personas que les disgustan. Más que ‘Tolerancia cero’ debiera llamarse ‘Intolerancia Suma’”.
–¿A quién agregaría en el panel?
–No agregaría a nadie porque no soy asesor de Piñera.

Jaime Naranjo, senador PS
“Me parece bochornoso cuando se refieren a su patrón”
“En algún momento fue un aporte sustantivo en el debate nacional, pero ha decaído claramente porque se ha transformado en el principal opositor al Gobierno de Bachelet. Además, me parece bochornoso y grotesco cuando se refieren a su patrón, Sebastián Piñera.

Felipe Harboe, subsecretario del Interior
“Densidad sólo aparente”
“Se analizan temas con falta de información, se realizan juicios sin fundamento, hay opiniones muy dirigidas, ideologizadas, pero es un buen ensayo, aunque liviano”.
–¿Los panelistas son demasiados densos?
–Es una densidad aparente. Son intensos pero no profundos, es una autorreferencia muy fuerte. Hay mucha vehemencia entre ellos, pero no siempre se enfrentan los temas con toda la profundidad. Además, hay temas tabú, como la vinculación de los negocios y la política, la influencia de los medios de comunicación en los temas de seguridad, o las rivalidades al interior de la Alianza.

Carlos Montes, diputado PS
“Se ha transformado en una cosa panfletaria”
“Creo que fue un aporte en sus comienzos, daba más ángulos para mirar los temas, había más análisis; poco a poco desde que entró Melnick, se transformó en una cosa muy panfletaria”.
–¿Le parece que hay equilibrio político?
–Es que más allá de los equilibrios, no están ayudando a que se eleve la reflexión y el nivel del debate, hay mucha descalificación sin fundamento. Yo soy amigo de Alejandro Guillier, pero le diría que estudie y se prepare más. A estas alturas, uno ya puede adivinar lo que dirán los panelistas sobre los temas, se descalifican cosas al voleo”.

Juan Antonio Coloma, senador UDI
“A veces es sesgado y apasionado”
“Puede ser mejorable, pero es una instancia de reflexión más serena de lo que es el debate público, a veces sesgado, a veces apasionado, pero es parte de la vida. Con los pros y contras es más bien un aporte. A veces me gustaría estar presente para decir cosas”, afirma Juan Antonio Coloma.
–¿Iría si lo invitaran?
–Sí, sin duda. Considero que el programa es un aporte.

Alberto Espina, senador RN
“Me parece un programa equilibrado”
–¿Qué le parece el programa?
–Muy bueno, es un gran aporte.
–¿Y cómo encuentra a los panelistas?
–Todos lo hacen muy bien.
–¿Se conservan los equilibrios políticos?
–Sí, perfectamente.
–¿Qué le cambiaría?
–Nada.
–A quién agregaría como panelista?
–No sugeriría ninguno, porque me parece muy equilibrado

ALEJANDRO GUILLIER, EL NEUTRAL
“Es muy simpático, muy buen tipo, pero ahí se pierde. No es el Guillier que uno escucha en la radio, que tiene punta, aguja, que opina”
(Jorge Pizarro).
“En la conducción tiene dificultades porque la moderación del debate lo lleva a cierta neutralidad. Guillier está en un lugar privilegiado porque tiene credibilidad” (Francisco Vidal).
“Perdió cierta credibilidad con sus avisos de las Isapres, pero de todas maneras es pausado y tiene conocimiento” (Cristián Monckeberg).
“Tolerante, abierto, inteligente, argumenta bien, es una persona muy creíble” (Patricio Walker).
“Detecto una sensibilidad demasiado marcada. Es quizás quien con más potencia, junto con Melnick, marcan su orientación y tendencia. Lo que uno pide para que exista credibilidad es que haya ecuanimidad” (Jorge Arancibia).

SERGIO MELNICK, EL OPERADOR POLÍTICO
“Me pregunto por qué no tener a un representante de la Alianza en el programa que no haya sido ministro de Pinochet, no lo digo peyorativamente, pero me gustaría alguien que no fuera de esa generación” (Cristián Monckeberg).
“No tengo buena opinión, porque tiene un planteamiento de derecha radicalizado, fue ministro de Pinochet. Es un operador político que llega con las listas y repite consignas programa a programa; hay que ponerle uno igual, pero de la Concertación” (Francisco Vidal).
“Asertivo, didáctico, se nota que es profesor, tiene una tendencia política muy marcada, pero es un tipo inteligente que aporta con buenos argumentos” (Patricio Walker).
“Lo interesante de escucharlo es que no cabe duda que él representa una posición político-ideológica, y eso es muy respetable porque él no oculta esa adscripción, y yo respeto eso” (Osvaldo Andrade).
“Se está soltando las trenzas, está cada día más alocado, estoy muy poco de acuerdo con lo que dice, pero encuentro una actitud televisivamente interesante, de explorar y develar las contradicciones de los debates” (Marco Enríquez-Ominami).

PATRICIO NAVIA, EL PREDICADOR
“Es un buen reemplazo de Paulsen, tiene un punto de vista interesante, es un buen analista” (Francisco Vidal).
“Tiene una opinión muy marcada, está cargando el bote para un solo lado permanentemente, me gustaría una persona más objetiva, más independiente, más autónoma y más joven” (Cristián Monckeberg).
“Muy agudo y preparado, siempre sorprende con alguna tesis creativa” (Patricio Walker).
“Cuando lo leo en la prensa no me da la impresión de ser de la Concertación, como se ha dicho” (Osvaldo Andrade).
“Me gusta Navia, me parece fabuloso que haya un crítico, me gusta como escribe, lo que no sé es si el lenguaje televisivo permea tan bien para un escritor como la palabra escrita” (Marco Enríquez-Ominami).
“Navia tiene que madurar y afiatarse más en el programa, está muy recién llegado, con mucho ímpetu, mucha agresividad”
(Jorge Arancibia).
“Tiene méritos de sobra para estar en ‘Tolerancia…’, pero se extraña la presencia de Paulsen, porque estábamos acostumbrados a él” (Carlos Bianchi).

FERNANDO VILLEGAS, EL VENTILADOR EN 360º
“Las opiniones del chascón Villegas son tan extremas que llegan al borde del anarquismo, pero son positivas en general, producen remezones que te hacen razonar” (Cristián Monckeberg).
“Agudo, incisivo, una persona desconfiada del mundo político, forma parte de la derecha liberal, muy crítico contra todo, pero inteligente, racional, un librepensador” (Patricio Walker).
“Villegas hace que el ventilador funcione en 360 grados, es una persona que siempre ve la parte vacía del vaso, pero hace aportes en otro sentido, es un buen panelista. No se le puede ubicar políticamente” (Francisco Vidal).
“Villegas es un personaje en sí mismo, que no asume el rol de representación de nadie” (Osvaldo Andrade).
“Tuvo una mirada poco generosa hacia las regiones, y eso no lo comparto, él no entendió el proceso en la votación del Transantiago, está encerrado en sus libros o sus debates” (Carlos Bianchi).
“Villegas no es analista político, es un conversador, a algunos les entretiene y a otros no” (Jorge Pizarro).
“A veces, uno está muy de acuerdo y otras muy en desacuerdo con lo que dice, pero es parte de la vida” (Juan Antonio Coloma).


El fogoso contraataque de los politicos
Francisco Vidal
Desde su puesto de presidente del directorio de TVN, Francisco Vidal destaca que su canal tiene “un equivalente, ‘Estadio Nacional’, y marca los mismos puntos en la mañana, eso equivale a medio millón de personas, lo que no es poco”.
–¿Qué panelista agregaría en “Tolerancia…”?
–Más de cuatro hace la conversación compleja, pero desde el punto de vista de las correlaciones políticas agregaría a alguien que defendiera más los puntos de vista de la Concertación.
–¿Quizás un ex ministro de la Concertación, como usted?
–[Ríe]. No, pero yo asistiría como panelista si me invitaran en un futuro.

Cristián Monckeberg, diputado RN
“No sé si a todo el mundo le gusta”
“Yo trataría de aprovechar la salida de Paulsen para poner a alguien más joven que presente otra visión, no la de los 60 y 50 años de Chile. Yo no sé si a todo el mundo le guste este programa”.
–¿A quién agregaría como panelista?
–A Matías del Río.

José Antonio Viera-Gallo, secretario general de la Presidencia:
“Son opinólogos”
–¿”Tolerancia cero” es un aporte?
–Es lo que hay, yo haría otro programa…
–¿No le parece muy bueno?
–Lo veo porque es lo que hay; ahora, si hubiera una competencia…
–¿Qué le cambiaría?
–El programa se alarga demasiado, debiera ser mucho más corto y contar con un invitado desde el comienzo, no en la mitad.
–¿Cree que se resguardan los equilibrios políticos?
–No me siento identificado por ninguno de ellos, entonces es difícil, no creo que los panelistas representen las grandes corrientes culturales y políticas chilenas. Son personas capaces e inteligentes, pero son opinólogos; entonces, representan su propio punto de vista, no el de la sociedad chilena.

Patricio Walker, presidente de la Cámara de Diputados:
“Está teñido a la derecha”
“El programa en su conjunto me parece bueno, a veces uno no comparte las opiniones, pero es un aporte. Eso sí, es un poco tarde, yo lo apago antes”.
–¿A quién agregaría como panelista?
–Cada uno representa una visión, me gustaría que estuviera Carlos Peña, porque el programa está teñido a la derecha.

Osvaldo Andrade, Ministro del trabajo
“El programa es autorreferente”
“Lo encuentro largo y me aburro. Hay una tendencia a hacer del periodista un personaje, entonces hay mucho de autorreferencia en esto y –más que un diálogo político a propósito de un entrevistado que debiera ser la centralidad de la discusión– existe un intercambio de opiniones de personajes que se sitúan horizontalmente. El invitado es un miembro más del panel, y se pierde el sentido de su presencia.
–¿Asistiría si lo invitaran?
–Por cierto. Pero no sé si me atrevería a recomendar que lo vieran estando yo ahí, porque no quiero aburrir a nadie.
–¿Los panelistas se hacen cargo de sus militancias políticas?
–Hay bastante más militancia desde aquellos que en teoría son representativos de la Alianza. De Melnick que en el resto.

Marco Enríquez-Ominami, diputado PS:
“Me gusta esa cosa orgiástica”
“El programa tiene una buena estética del lenguaje. Me gusta mucho más esta cosa orgiástica y llena de contradicciones, que esa cosa monárquica de los ’90”.
–¿Se mantienen los equilibrios políticos?
–No es necesario que se mantengan, ésa es la gran tragedia de TVN, que pasó de ser el canal de todos a no ser el canal de nadie porque no tiene punto de vista. Creo en la subjetividad, en la editorialización de la noticia. Se puede llegar a un promedio idéntico sin castigar. Pero hemos castigado en Chile la subjetividad, todos los reportajes son con una voz en off súper neutral.

Jorge Arancibia, senador UDI
“Agregaría a Álvaro Bardón o Hernán Felipe Errázuriz”
“Ciertamente, en el programa no se respetan los equilibrios políticos, pero la capacidad de las personas les permite que esas diferencias se vean atenuadas”.
–¿A quién agregaría?
–Difícil pregunta, porque la estructura está bien lograda, aunque un Álvaro Bardón podría ser un muy buen elemento, o Pablo Barahona, ex ministros de Estado que tienen una connotación en el campo económico, con una capacidad de comunicación importante. También podría estar Hernán Felipe Errázuriz.

Jorge Pizarro, senador DC
“El programa es una lata”
“El programa es aburrido, es fome, una lata. No hay equilibrio político, nunca lo ha habido ahí; no sé qué militancia tienen los que están ahí”.
–¿De verdad cree que no aporta?
–A mí me aburre, a lo mejor a otros los entretiene y lo toman como el “CQC”.

Camilo Escalona, senador PS
“Debiera llamarse ‘Intolerancia suma’”
“No es más que una expresión de arrogancia basada en una soberbia sin consistencia. Se sienten los dueños del mundo, los poseedores de la verdad, creen que pueden dar clases sobre lo bueno y lo malo, pero tienen una falta de fundamento absoluta. Hace rato dejó de ser un coloquio del que se pueden sacar cosas interesantes y se ha transformado en un intento para desollar a las personas que les disgustan. Más que ‘Tolerancia cero’ debiera llamarse ‘Intolerancia Suma’”.
–¿A quién agregaría en el panel?
–No agregaría a nadie porque no soy asesor de Piñera.

Jaime Naranjo, senador PS
“Me parece bochornoso cuando se refieren a su patrón”
“En algún momento fue un aporte sustantivo en el debate nacional, pero ha decaído claramente porque se ha transformado en el principal opositor al Gobierno de Bachelet. Además, me parece bochornoso y grotesco cuando se refieren a su patrón, Sebastián Piñera.

Felipe Harboe, subsecretario del Interior
“Densidad sólo aparente”
“Se analizan temas con falta de información, se realizan juicios sin fundamento, hay opiniones muy dirigidas, ideologizadas, pero es un buen ensayo, aunque liviano”.
–¿Los panelistas son demasiados densos?
–Es una densidad aparente. Son intensos pero no profundos, es una autorreferencia muy fuerte. Hay mucha vehemencia entre ellos, pero no siempre se enfrentan los temas con toda la profundidad. Además, hay temas tabú, como la vinculación de los negocios y la política, la influencia de los medios de comunicación en los temas de seguridad, o las rivalidades al interior de la Alianza.

Carlos Montes, diputado PS
“Se ha transformado en una cosa panfletaria”
“Creo que fue un aporte en sus comienzos, daba más ángulos para mirar los temas, había más análisis; poco a poco desde que entró Melnick, se transformó en una cosa muy panfletaria”.
–¿Le parece que hay equilibrio político?
–Es que más allá de los equilibrios, no están ayudando a que se eleve la reflexión y el nivel del debate, hay mucha descalificación sin fundamento. Yo soy amigo de Alejandro Guillier, pero le diría que estudie y se prepare más. A estas alturas, uno ya puede adivinar lo que dirán los panelistas sobre los temas, se descalifican cosas al voleo”.

Juan Antonio Coloma, senador UDI
“A veces es sesgado y apasionado”
“Puede ser mejorable, pero es una instancia de reflexión más serena de lo que es el debate público, a veces sesgado, a veces apasionado, pero es parte de la vida. Con los pros y contras es más bien un aporte. A veces me gustaría estar presente para decir cosas”, afirma Juan Antonio Coloma.
–¿Iría si lo invitaran?
–Sí, sin duda. Considero que el programa es un aporte.

Alberto Espina, senador RN
“Me parece un programa equilibrado”
–¿Qué le parece el programa?
–Muy bueno, es un gran aporte.
–¿Y cómo encuentra a los panelistas?
–Todos lo hacen muy bien.
–¿Se conservan los equilibrios políticos?
–Sí, perfectamente.
–¿Qué le cambiaría?
–Nada.
–A quién agregaría como panelista?
–No sugeriría ninguno, porque me parece muy equilibrado

7/7/07

La crisis de Hillary es la de la izquierda maquillada

Muchos ciudadanos del mundo se sorprenden al ver como Hillary Clinton, derrotada también en Carolina del Sur, avanza con dificultad en su carrera hacia la candidatura demócrata, acosada por el innovador y sorprendente Barak Obama y arrastrando la imagen de un viejo dinosaurio de la izquierda americana, a pesar de ser mujer y de contar con todo el apoyo de su marido expresidente y del aparato del Partido Demócrata. La lucha de Hillary contra un Obama que promete y representa el cambio es la del maquillaje contra la naturalidad, la de la táctica contra la estrategia.
Está tan acosada que ha tenido que recurrir al sucio argumento (filtrado por su estado mayor) de que Obama es negro y que Estados Unidos no está preparado todavía para que un afroamericano sea presidente.
A finales de la década de los ochenta, los dirigentes de la izquierda mundial se dieron cuenta de que la caída del Muro de Berlín les hacía viejos y demasiado parecidos a los comunistas derrotados y, para escapar de esa imagen de derrota y pasado, buscaron con desesperación nuevas vías y renovadas imágenes. De aquellos desesperados intentos de reciclar una izquierda anticuada que, al hundirse el socialismo real, se había quedado sin raíces ni ideas, nacieron los Clinton, en Estados Unidos, los Blair, en Gran Bretaña, el fenómeno de Segolene Royal, en Francia, y, aunque parezca increíble, también el español Zapatero, entre otros muchos.
De todos los maquillajes y evoluciones de la izquierda internacional, el más original y desquiciante es el del español Zapatero, un tipo raro y sin un gramo de ideología que alcanzó al poder por sorpresa y sin preparación y que, una vez en la cumbre, inventó una izquierda tan frívola, vacía y sorprendente que basaba su futuro y su éxito sólo en la suerte personal de un líder que aseguraba que nunca había perdido en su vida, ni perdería, y en la "magia" de su "talante" y de su sonrisa angelical de chico bueno e inocentón.
Esta izquierda tiene sólo dos obsesiones: desprenderse de una carga ideológica que, al ser derrotado el Imperio Soviético, se había convertido en lastre, y conquistar el poder, como sea, ya que la izquierda sólo cree posible cambiar la sociedad desde el poder del Estado, contemplando el mundo desde las alturas, como creía y predicaba el viejo Lenin.
El gran error de la izquierda actual es su afición incontrolable y dependiente al maquillaje y al marketing, olvidando que su única ruta hacia el éxito pasa, precisamente, por el retorno a la izquierda premarxista, a aquel socialismo utópico cargado de ética que valoraba más las ideas que el poder, el servicio más que los privilegios y la autenticidad más que el engaño y la manipulación.
Por eso, porque se acerca a las raices y quiere ser auténtico, es posible pensar que Obama puede derrotar a Hillary, a pesar de que la Clinton tiene detrás al poderosísimo "establecimiento" demócrata americano.
La sociedad anhela un cambio real, verdadero, sin maquillaje, sin engaños, que rescate la democracia secuestrada y sirva para crear un mundo más justo, no para justificar la arrogancia, los privilegios y la cansina ineficacia de los políticos.
En USA, el portavoz de ese cambio, en la izquierda, es hoy Barak Obama, pero en Europa está todavía por aparecer la estrella de esa nueva izquierda sin maquillaje.
La derecha europea parece haber encontrado su héroe moderno en Nicolás Sarkozy, pero aun es pronto para saber si "Sarko" es un verdadero líder rompedor o un producto desechable más de la mezquina política europea.

DIJISTE LIBERTAD ANTES QUE NADIE