26/8/07

Sindicatos de D&S buscan advertir a países vecinos por prácticas laborales

Empresa supermercadista tiene, según dirigentes, más de 4.000 denuncias en la Dirección del Trabajo, con multas por $300 millones, donde ''somos clientes frecuentes''.
Caso ha sido tratado con especial detención en la Comisión de Trabajo de la Cámara de diputados, que busca citar a los dueños.
Empleados temen, además, efectos por la anunciada fusión con Falabella.
Una serie de prácticas antisindicales y problemas en las relaciones laborales en la empresa, denunciaron dirigentes sindicales de D&S, situación que ya han puesto a disposición de la comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados.
Fuentes de los sindicatos dicen que este tema está en conocimiento hace tiempo por parte de la autoridad fiscalizadora y comentan que ante los planes de expansión de la firma, luego de la eventual fusión con Falabella, están dispuestos a denunciar el tema a instancias laborales internacionales, para que éstas hagan saber de esta situación a los países vecinos donde busca desarrollarse la empresa.
Juan Moreno, presidente del sindicato Líder:
"En D&S hay casi 40.000 empleados y 53 sindicatos, pero de éstos muy pocos están funcionando porque la empresa se ha encargado de despedir a los dirigentes, de presionar a sus representantes, incluso de ofrecerles dinero, a mí en marzo me ofrecieron 22 millones de pesos para dejar el sindicato y al presidente cuando se fue le ofrecieron 16,5 millones y bueno, el se fue. Yo no lo acepté", dice Moreno.
El dirigente cuenta que el tema ha sido expuesto a fondo en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, en particular al diputado Montes, quien tiene todos los detalles al respecto. "Ellos han invitado a los dueños, pero estos no aceptaron la primera vez, nos dijeron que van a insistir", comenta el dirigente.
Moreno cuenta que la empresa tiene en su interior más de 178 razones sociales y éstas son las que contratan, por ejemplo, a las cerca de mil cajeras (y cajeros) de la cadena.
Destaca que las cajeras, denunciaron que no se les permitía ir al baño e incluso se le ofreció "pañales", ganan menos del mínimo, entre $120.000 y $130.000 promedio, porque desempeñan jornadas especiales de 30 horas a la semana, que se considera trabajo part-time.
A ellas, dice, recientemente se les hizo una modificación de un incentivo que tenían por ventas, lo que les restó de su sueldo un beneficio por $20.000 adicionales con el que contaban.
"Hay que tener claro que más del 52% de los 38.000 trabajadores son mujeres y el 40% son jefas de hogar a cargo de dos o tres hijos y una persona no puede vivir así", dice Moreno.
No fue posible obtener una versión más acabada sobre el tema.
Los trabajadores de D&S están particularmente preocupados de la eventual fusión con Falabella, porque estiman que "el que va a controlar el tema es ésta última, que trabaja mucho con empresas part-time".
"Los señores Cúneo e Ibañez dijeron a la prensa que no iba a haber despidos y al otro día fueron despedidas más de 200 personas en D&S, porque según ellos, están ajustándose a los nuevos tiempos”, señala.
Y el tema de las subcontratación no se respeta para nada, afirma.
También, sostiene, se hacen simulaciones de finiquitos, otra práctica prohibida.
"Vamos hacer una queja formal ante la OIT, estamos trabajando en eso. D&S ya lleva 300 millones pagados en multas a la Dirección del Trabajo y ellos no se hacen problema", afirma.
Los dirigentes prometen realizar algún tipo de movilización al respecto.
De hecho, la CUT ha estado advirtiendo que uno de los sectores donde próximamente podrían producirse movilizaciones es en el rubro del retail.
Moreno lamenta que esto suceda cuando existen destacados personeros que han sido miembros del directorio, como el actual ministro René Cortázar, o actualmente formen parte de la administración de D&S, como el actual gerente de comunicaciones corporativas, el ex ministro Claudio Hohmann.

No hay comentarios:

DIJISTE LIBERTAD ANTES QUE NADIE