19/9/08

Hay que Detener Esta Locura

Me propongo compartir con ustedes un análisis comparado de los resultados que publica Codelco y los que publican las mineras privadas. Los chilenos vamos a tener que meternos en estos temas; necesitamos comprenderlos, porque para decirlo con franqueza, estamos haciendo el loco.

Estamos siendo despojados de nuestra principal riqueza.

Aquí hay un puñado de agentes de las empresas mineras que han manejado y que manejan las políticas mineras del país, a espaldas de todos nosotros.

En torno a este tema se da el caso de corrupción más flagrante que exista en nuestro país. Es mucho más grave que la corrupción, por decirlo así, al menudeo que se denuncia con relación a otras partes, porque en la corrupción al menudeo hay mecanismos democráticos para controlarla. Pero para esta corrupción en gran escala, los mecanismos democráticos básicos, como la oposición, en este caso fallan, porque en esta corrupción están involucrados la oposición y el gobierno.

Hay que decirlo con toda claridad: las mineras privadas financian las campañas tanto de la oposición como del gobierno, y eso permite, por ejemplo, que haya grupos transversales, como el que hace algunos días firmó una carta, pidiendo la privatización del Codelco. Casi todos ellos son agentes de las empresas mineras; o sea, están ahí con nombres y apellidos.

Ellos dirigen Codelco, dirigen la política minera del gobierno y trabajan para las mineras. Evidentemente, el resto de los chilenos esta situación no la podemos tolerar. Es como mucho, porque las cifras involucradas son demasiado grandes. Lo que se llevan estas empresas, y Orlando lo mencionó, equivale a lo que el Estado gasta en previsión, salud y educación, todo junto. Y se lo llevan básicamente tres empresas, que son las que controlan la mitad de la producción de todo el país. Una de ellas, Escondida, controla el 30%, igual que Codelco, y con dos más que se le suman, se llega a la mitad de toda la producción de cobre.

Con estos dineros le estamos financiando a la mayor de estas empresas, la anglo-australiana BHP Billiton, la más grande de mundo, el control total del mercado del cobre y del hierro. Resulta que esta empresa está comprando a la tercera del mercado, Río Tinto, y los que estamos pagando la cuenta somos nosotros. Es nuestro dinero, nuestro cobre, lo que está pagando lo que se llevan y lo que nos pertenece. Sumadas ambas empresas llegan a una capitalización de mercado cercana a los 500 mil millones de dólares.

Esto está inflado por el precio del cobre, que no va a seguir en los niveles actuales. Digamos que hay una burbuja especulativa en eso, pero hoy el valor de mercado de estas dos empresas suma 500 mil millones de dólares. Es decir, estamos financiando el crecimiento de estos gigantes. Para que se hagan una idea, el valor de mercado de Microsoft es de 230 mil millones de dólares, y el de IBM, poco más de cien mil. Lo más grave del monstruo que se está creando, es que va a controlar el mercado del hierro. Y contra quién compite en el mercado del hierro. Compite con Vale de Río Doce, empresa que pertenece al Estado brasileño.

O sea, los chilenos estamos financiando al competidor de una empresa de un país que es nuestro aliado natural, le estamos ayudando a controlar el mercado del hierro. No sólo nos hacemos el harakiri, sino también se lo hacemos a nuestro principal aliado en América Latina. Es una política insensata por donde se la mire y no puede continuar así.

Revertir esto es uno de los elementos básicos de una política nacional, y es algo que va a ocurrir en los próximos años. De hecho, está ocurriendo en todos los países que tienen recursos naturales. Todos han renegociado sus contratos, y las empresas lo saben. Rusia ha recuperado prácticamente todos los recursos naturales que Yeltsin entregó a las trasnacionales. Sin embargo, las trasnacionales siguen operando en Rusia.

Venezuela renegoció recién todos sus contratos con las multinacionales del petróleo y las multinacionales siguen operando en Venezuela. Bolivia ha renegociado los contratos con todas las multinacionales que operan con el gas, y las multinacionales siguen operando ahí, pero bajo condiciones razonables. Nigeria ha renegociado los contratos con las multinacionales, es decir, es evidente para cualquiera, también para estas empresas, que una situación como esta no puede seguir, y que por lo tanto es un tema que está absolutamente en el tapete. Es una de las tareas que debemos enfrentar y para eso es necesario que entremos al detalle de algunos aspectos.

El punto que quiero mostrar es que el análisis de los balances de las empresas que están entregando información respecto de sus resultados, muestra que no son veraces. Esto surge de una manera bastante clara del análisis de los balances. Las empresas mineras ganaron 18 mil 990 millones de dólares en 2006, de acuerdo a sus propios balances. O sea, en un año recuperaron toda la inversión que hicieron todas las mineras privadas desde 1974 hasta 2006.

En 2007 superaron eso también. O sea, en un año recuperan todo lo que invirtieron en treinta. El precio del cobre, expresado pesado en toneladas es de seis mil dólares por tonelada, seis mil setecientos en 2006. Por supuesto, es el mismo precio del cobre para Codelco y las empresas privadas.

En este momento, la producción de Codelco es de un millón y medio de toneladas. La de las empresas transnacionales es de 3,7 millones de toneladas; o sea, están produciendo mucho mas que nosotros. Ahora fíjense que cosa tan sorprendente es lo que arrojan los resultados, que en el caso de Codelco, sí sabemos que son fidedignos.

Codelco gana por cada tonelada de cobre que produce seis mil cuatrocientos ochenta dólares. Pero cómo es esto, si el precio de venta es de seis mil. O sea, más o menos lo mismo. En otras palabras, o Codelco gana sobre el precio de venta o no tiene costos. Vean lo que es el negocio del cobre en Chile: es un negocio que no tiene costo, porque resulta que todo lo que se vende, queda como utilidad. Ustedes dirán, este señor está loco porque todo tiene costo, porque es obvio que hay maquinarias, que hay sueldos. Veamos como es la cosa. Si está en el balance de Codelco. Aquí dice que gana seis mil cuatrocientos ochenta dólares por cada tonelada de cobre que produjo, en circunstancias que aquí también dice que el precio es seis mil setecientos.

¿Cómo se explica esto?

Se explica por esta línea que ustedes ven aquí. Resulta que Codelco recibe mil novecientos setenta y nueve dólares por el valor de los subproductos por cada tonelada de cobre que produce, y esto es entonces lo que le paga todos los costos.

Fíjense ustedes qué interesante es esto: el negocio del cobre es tan bueno en Chile que sacar el cobre, refinarlo procesarlo y transportarlo sale gratis, porque resulta que junto con el cobre que se saca, viene el molibdeno, la plata, el oro y todas esas cosas que salen de yapa. Y la yapa que sale es tan grande, que nos paga todos los costos de hacer el hoyo, de moler el material, de transportarlo, de pagarle a los viejos, de los camiones, de la fundición, de la refinación, del transporte y de la comercialización, que no es poco en el caso de Codelco, porque harta plata se gasta en cosas que no se ven. Bueno, todo eso lo pagan los subproductos, y queda neto el precio del cobre como ganancia.

Este cuadro, referido a la información proporcionada por las empresas privadas, muestra que al parecer nos están haciendo lesos con el resultado que declaran, sobre el cual pagan sus impuestos. Fíjense ustedes qué cosa más rara. Codelco saca seis mil cuatrocientos ochenta dólares de utilidades por cada tonelada de cobre que produce, y resulta que las mineras privadas sacan cinco mil no más. O sea que Codelco, que ustedes han oído que es una empresa muy ineficiente, una empresa muy antigua, una empresa que tiene minerales de más baja ley, saca mayores utilidades por tonelada de cobre que lo que sacan las “eficientes” empresas mineras privadas. La mayoría de ellas no publica cuánto saca por sus productos.

Pero hay una que sí publica sus resultados, que es La Escondida. Fíjense aquí, que saca ciento veintidós dólares en subproductos por tonelada de cobre producido. En cambio, Codelco mil novecientos sesenta y nueve dólares por concepto de subproductos, por cada tonelada de cobre producido.

Yo les pregunto a ustedes ¿será tan distinto el mineral que explota Escondida del que explota Codelco?

Claro, Escondida exporta concentrado y lo exporta a una filial y esa filial es la que saca los subproductos. Es esa filial la que le dice, mire, había sólo ciento veintidós dólares en subproductos. Entonces la implicación obvia es que con estas cifras, que como digo son publicadas por la propia compañía, las autoridades deberían estar investigando a estas empresas, de arriba a abajo porque esto es completamente inconcebible.

Es verdad que Codelco es una empresa más antigua, es verdad que tiene costos laborales mayores, es verdad que tiene un gasto administrativo muy superior, que otras no tienen. Es verdad que Codelco tiene yacimientos con leyes que son la mitad de las otras; es verdad que tiene procesos de producción más complicados. Entonces, es mentira que las mineras privadas estén ganando menos que Codelco, que al menos sabemos que hace bien sus cuentas. Este análisis lo habíamos hecho antes para el periodo 1998-2005 y demostró que efectivamente Escondida durante toda su vida ha cargado costos de refinación con su filial a precios más altos que los de mercado y que ha vendido el cobre a precios más bajos que los del mercado.

Eso quedó demostrado en ese estudio.

Esas son las cosas que claman al cielo.

Esas son las cosas que tenemos que entrar a cambiar.

Por Manuel Riesco

No hay comentarios:

DIJISTE LIBERTAD ANTES QUE NADIE