12/10/08

“El Diario de Agustín”

El documental que Edwards no quiere ver

Una película que revela los detalles de los montajes y silencios de “El Mercurio” para cooperar con la DINA, la CNI y la dictadura militar está a punto de ver la luz. A pesar de los intentos del empresario periodístico para dificultar su exhibición bajo el nombre que lleva, el filme se estrenará y volverá a destapar la historia más sucia de uno de los hombres más poderosos de Chile.


Beatriz Undurraga está sentada en un sillón. De polera rosada, mirada inquieta o mejor dicho, nerviosa intenta dar explicaciones frente a una cámara que la graba, sobre el montaje que ayudó a construir para ocultar el asesinato de la dirigenta comunista Marta Ugarte. Con el título: "Asesinada hermosa joven", la mítica periodista policial de "El Mercurio" quien fue "funada" en varias ocasiones y retratada por Fuguet en el libro "Tinta roja" relataba en septiembre de 1976 un crimen pasional que habría dado muerte a una "atractiva joven de 23 años". Con esta nota, "El Mercurio" ayudó a la DINA a tapar un error operativo. Marta Ugarte había sido asesinada en Villa Grimaldi y lanzada al mar dentro de un saco amarrado a su cuello con un alambre. A pesar de todas las precauciones de los militares, el cadáver fue devuelto a la playa La Ballena, en Los Molles. Todavía conservaba el alambre en su cuello cuando Beatriz Undurraga lo vio.

Entonces, Marta Ugarte tenía 42 años, no 23, y había muerto producto de las torturas, no de un crimen pasional, pero el diario de Agustín Edwards contó otra historia. Pablo Honorato publicó lo mismo en "Las Últimas Noticias", a pesar de que también vio el cuerpo. Beatriz Undurraga dice que pensó que era más joven por su delgadez, quizás producto de que no había comido mientras estaba presa.

Cómo "El Mercurio" y el Gobierno militar fraguaron éste y otros montajes es parte del relato presentado por el director Ignacio Agüero en el documental "El diario de Agustín", que verá la luz en Buenos Aires el próximo 19 de octubre en el marco del Festival DocBsAs, donde el 2005 la historia de esta cinta se ganó el premio para desarrollo de proyectos. En 80 minutos, la película relata cómo Agustín Edwards Eastman, el quinto Agustín de la influyente dinastía mercurial, ayudó a provocar el golpe de Estado junto a la CIA y después a callar, ocultar o justificar los crímenes de la dictadura, incluso mediante mentiras.

A pesar de las evidencias, Hermógenes Pérez de Arce tiene una visión distinta sobre el rol del "decano" en esos años. "El Mercurio" desempeñó su función periodística perfectamente e informó todo lo que se conocía y se sabía, e incluso contenía muchas críticas al Gobierno militar, porque reproducía lo que se decía en el extranjero en su sección de cable ["Chile en el exterior"]. Sólo en los primeros días después del golpe, el diario tuvo más control, pero después de eso hubo completa libertad para informar", asegura Hermógenes, que aunque no aparece en el documental, fue entrevistado durante la investigación previa.

El intento frustrado del "Dunny"

FOTO_02 W:200 H:273 29 kbLos realizadores quieren invitar al diario de los Edwards al lanzamiento del documental. "Esto no es un panfleto contra ‘El Mercurio’; es una película, una investigación histórica. Además, es un tema que en todo este tiempo no ha sido abordado y este diario, siendo un actor central en la actividad política de Chile hasta hoy día, nunca ha dado una explicación de lo que hicieron", dice el ex gerente general de la desaparecida revista "Apsi", Fernando Villagrán, que hoy es el productor de este documental.

Pero claramente Edwards no lo verá con buenos ojos y ya hay antecedentes de esta certera predicción. Es que obviamente el magnate a escala chilena de la prensa, no quiere que sigan escudriñando una historia del pasado que lo desprestigia.

El 26 de octubre de 2007, Villagrán inscribió el título "El diario de Agustín" en el registro de marcas comerciales, para usarlo como nombre del documental. No hubo ninguna objeción en el plazo legal y después de tres días, el prestigioso estudio de abogados Alessandri presentó un recurso de nulidad a nombre de Agustín Edwards. Fue demasiado tarde. El título ya tenía dueño y el recurso fue desechado.

Pero el "Dunny", apodo que recibió el empresario periodístico como informante de la CIA, no se dio por vencido y cuando Ignacio Agüero trató de inscribir el dominio eldiariodeagustin.cl en NIC Chile, nuevamente el estudio de Alessandri atacó y pidió que le asignaran el nombre a Agustín Edwards & Cía.

Entre los argumentos que esgrimieron están: que la concesión del nombre a Agüero "le causaría un gran perjuicio [a Edwards]", ya que las personas tenderían a pensar que se trata de su página web, y el uso "insospechado" que se le puede dar al dominio, "afectando su reputación".

Pero Agustín perdió el litigio en mayo de este año y el documental verá la luz la próxima semana en Argentina, para luego ser estrenado en Chile y exhibido en ciclos de cine nacionales.

Matar comunistas

"De asustarse, Agustín Edwards se podría asustar de su propios actos, porque el documental lo que hace es un registro histórico que tiene una indagación con archivos de hechos que vienen desde 1967 hasta hoy día. Estamos hablando de un protagonista de la historia de Chile que hoy día es muy poderoso y muy decisivo", responde Fernando Villagrán frente a las acciones de Edwards, que se negó a hablar para la cinta. "Don Agustín no da entrevistas", fue la respuesta de su secretaria después de los intentos de los periodistas que trabajaron en la investigación.

Sin embargo, el mundo mercurial también se hizo actor, gracias a las intervenciones de editores y periodistas que trabajaron en la empresa durante la dictadura. Juan Pablo Illanes, Raquel Correa, Álvaro Puga y Beatriz Undurraga, entre otros, aceptaron conversar con los investigadores.

"Matar comunistas en una época determinada era una necesidad biológica, prácticamente, de los militares", dice Álvaro Puga frente a las cámaras. Este periodista, que entonces escribía columnas en "La Segunda" bajo el nombre de Alexis, fue el encargado de orquestar en Chile la difusión de la información falsa de la Operación Colombo. Hoy tiene un sitio web llamado "Despierta Chile", que intenta mantener despierto un pinochetismo acérrimo.

Seis estudiantes de periodismo del Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile (Hans Stange, Claudio Salinas, Elizabeth Harries, Paulette Dougnac, Raúl Rodríguez y María José Vilches), en el marco del Programa de Libertad de Expresión, fueron seleccionados por los realizadores y por la profesora Claudia Lagos el año 2005 para comenzar a investigar en enero de 2006. Además del documental, LOM va a publicar en un libro todas las investigaciones de estos ex estudiantes de Periodismo. Todos entre 24 y 35 años.

Claudia Lagos dice que cuando entrevistaron a los periodistas que trabajaron en "El Mercurio", muchos tenían conciencia del lugar donde trabajaban, por lo que no intentaban publicar nada. Otros dicen que en ese tiempo no sabían mucho de estos casos y un grupo asegura que rebotaban las informaciones que no podían publicar a colegas de otros medios, sobre todo durante los años 80, en que surgió más prensa opositora.

Una portada y dos torturas

Iván Barra y Jorge Jaña eran veinteañeros cuando fueron detenidos violentamente por la CNI el 9 de abril de 1987. Seis días antes, el Papa Juan Pablo II había dado un discurso en el Parque O`Higgins, donde recibió a Carmen Gloria Quintana y grupos de izquierda protestaron con quema de neumáticos y gritos. Los incidentes provocaron la alerta de la CNI, que comenzó a buscarlos. "El Mercurio" hizo lo mismo que la central de inteligencia y el 9 de abril publicó en su portada: "Identificados los violentistas del PC en el parque". El artículo incluía las fotografías de ambos jóvenes y había sido ordenado por el mismísimo Agustín Edwards. Los jóvenes fueron torturados en un cuartel de la CNI durante diez días, hasta que los dejaron en libertad, porque se comprobó que ellos ni siquiera habían ido al parque ese día, por lo que era físicamente imposible que hubieran participado en disturbios o manifestaciones.

"Yo no sé quién entregó la información a quién", responde el ex vocero del régimen militar, Francisco Javier Cuadra, en la cinta. Luego de que Barra y Jaña fueron liberados, interpusieron una demanda por injurias y calumnias contra "El Mercurio". Durante el juicio, Edwards dijo que Cuadra le había entregado la información con las fotos, pero Cuadra lo niega hasta el día de hoy y durante el juicio dijo que la CNI le entregó la información al dueño del "decano". Edwards fue encargado reo y no pudo salir del país durante un año, pero la Corte de Apelaciones le concedió la libertad y el caso se cerró.

LND tampoco logró conversar con don Agustín. El año 2000 el "decano" cumplió 100 años y la periodista Raquel Correa tuvo que entrevistar a su jefe para la edición especial. En esa oportunidad le preguntó por el silencio de "El Mercurio" con respecto a las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura de Pinochet. "El apasionamiento político de la época hizo que la violencia de los primeros meses del Gobierno fuera considerada por muchos, no sólo por el diario, como una consecuencia dolorosa, pero ineludible en el estado de enfrentamiento que reinaba en el país. Las cosas hay que juzgarlas en su contexto", respondió. Y unas líneas más abajo, agregó: "No fue por temor ni por presiones que publicáramos poco de lo que ahora sabemos, sino porque no teníamos información seria sobre las acusaciones que en ese tiempo circulaban como rumores imposibles de confirmar".

Villagrán dice que en el filme la relación de los periodistas de "El Mercurio", así como la de su dueño, con la DINA y la CNI queda clara. "Los casos que se develan tienen que ver con muertes, tienen resultados criminales. Se muestra cómo ocultaron información, como cuando no informaron sobre la detención de toda la cúpula del PC, cuando evidentemente era un hecho noticioso", dice Villagrán.

"Este documental habla de hechos que se han acallado y que son importantes de tratar en la construcción de una convivencia democrática, aparte de preguntarse por qué los sectores progresistas no son capaces de tener prensa", agrega Ignacio Agüero.

La campaña de Agustín Edwards Eastman contra la reforma universitaria de la Universidad Católica (cuando los estudiantes de esa casa de estudios publicaron el famoso lienzo: "El Mercurio" miente), la coordinación con la CIA para derrocar a Allende y su viaje a Estados Unidos contado en lujo y detalle con documentos en mano, son algunos de los detalles que quiere develar este documental, que puede producirle fuertes dolores estomacales a don Agustín.

11/10/08

Crisis Financiera y Crediticia

Génesis de la crisis

En enero de 1980 el gobierno estadunidense autorizó el rescate de la compañía automotriz Chrysler, que se encontraba en dificultades desde 1975 debido a la recesión. Los directivos de la compañía propusieron un plan al gobierno para restructurar la empresa, cerrando plantas, reduciendo salarios y cortando beneficios. Todo esto se haría con la ayuda de la burocracia sindical.

En los años siguientes Chrysler cerró 28 plantas en Estados Unidos, despidió a 48 mil obreros (de una plantilla de 98 mil). Otros 20 mil empleados también perdieron su empleo. Los más jóvenes y militantes fueron los primeros en ser despedidos, mientras la burocracia sindical era recompensada. En una maniobra presentada como ejemplo de colaboración entre trabajadores y empresa, el secretario del sindicato se convirtió en miembro del consejo de directores de la compañía.

En agosto de 1981 el sindicato de controladores aéreos profesionales de Estados Unidos estalló una huelga en demanda de aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo. El sindicato estaba violando una ley que prohibía a empleados federales recurrir a la huelga. El entonces presidente Reagan decidió que esto era una amenaza para la seguridad nacional y envió un ultimátum: o regresaban a laborar en 48 horas o serían despedidos. Sólo una minoría obedeció y fueron despedidos más de 11 mil controladores. El sindicato perdió su registro en octubre de ese año.

Estos dos episodios marcaron el comienzo de una ofensiva profunda en contra de los sindicatos en Estados Unidos. El principal resultado fue la declinación de los sindicatos en ese país: entre 1977-1997 el porcentaje de la fuerza de trabajo empleada con afiliación sindical pasó de 25 por ciento a 14 por ciento. El gran aliado del capital fue la llamada flexibilización laboral y, en especial, la eliminación de restricciones para despedir trabajadores (el sistema se conoció con la frase hire and fire, contrata y despide). Otra arma contra los sindicatos fue la amenaza de perder empleos debido al libre comercio. La retórica de las empresas era clara: si los sindicatos no reducen sus demandas, perderemos la batalla de la competitividad, cerraremos y todos saldrán perdiendo. La burocracia sindical se acomodó, abandonando la búsqueda de mejores condiciones laborales para cooperar con patrones y gobierno.

Como resultado, el salario mínimo y los contractuales sufrieron una reducción de casi 10 por ciento durante el periodo de 1979 y 1997. Siguió una modesta recuperación después de 1998, lo que permitió recuperar el nivel de 1979 en 2003. Sin embargo, a partir de ese año los salarios retomaron su tendencia descendente. A lo largo de estos años se intensificó la precariedad del trabajo y se deterioró la calidad del empleo.

Durante este periodo histórico se presenta un extraordinario incremento de la desigualdad en Estados Unidos. Entre 1973 y 1990 la productividad se mantuvo estancada, pero entre 1995 y 2005 se incrementó en 30 por ciento. Sin embargo, los beneficios de ese aumento se fueron a los estratos más ricos: 20 por ciento más privilegiado de la fuerza de trabajo ocupada vio sus ingresos reales aumentar 30 por ciento. Al mismo tiempo, la caída en el salario real del 20 por ciento más desfavorecido fue de 22 por ciento.

Esta pérdida de poder adquisitivo del salario es parte importante de los orígenes de la crisis actual, porque tuvo que ser compensada con endeudamiento privado para mantener niveles artificiales de demanda efectiva. Toda una generación no tuvo más remedio que endeudarse para mantener sus niveles de consumo. Las burbujas que atenuaron los efectos negativos de los ciclos de negocios es sólo un aspecto de este endeudamiento.


El capitalismo estadunidense reaccionó contra el movimiento sindical y la clase trabajadora porque la caída en la rentabilidad a partir de los años 70 obligó a limitar las remuneraciones al trabajo. De este modo, el sueño americano fue sacrificado en el altar del capital. Hay muchos datos que permiten documentar lo anterior, pero todo esto conduce a otra pregunta: ¿por qué cayeron los niveles de rentabilidad? Los niveles de exceso de capacidad instalada en esta etapa de acumulación de capital sin duda están relacionados con esta evolución de la rentabilidad. Pero eso no es suficiente y este tipo de análisis sólo desplaza el problema para llevar a una última interrogante: ¿cargará el capitalismo en sus entrañas la semilla de su propia destrucción? La agenda política que se desprende de esta reflexión obliga a plantear el problema de las alternativas al capitalismo, tema injustificadamente relegado a un oscuro rincón desde hace 20 años.

10/10/08

Crisis Financiera Global

La lista de damnificados aún es incompleta

La globalización financiera desemboca en una crisis internacional. Por esa razón, supongo, las autoridades chilenas parecen haber socorrido a bancos de nuestro país, que poco tienen que ver con los problemas hipotecarios norteamericanos. Y la bolsa chilena cae junto a Wall Street.

Iván Auger

Los equipos de rescate todavía no logran llegar el epicentro del sismo. El problema es tal vez físico. Los 700.000 millones de dólares del rescate financiero, si colocamos los billetes uno sobre otro (de 100, los más grandes), construiríamos una columna de algo más de 87 mil metros, necesitaríamos astronautas, y si una persona los contara, a un segundo por dólar, se demoraría 21.000 años.

Curiosamente, The New York Times, tres días más tarde de su aprobación, dijo que el plan parecía un guijarro lanzado para que se deslizara por un mar embravecido; y todos reconocen de que sólo es un primer paso. La razón es que esos 700.000 millones son considerados ahora el mínimo del posible costo, que podría al final doblarse. Y el problema es que nadie sabe cuál es el monto de los activos impagos del total de instrumentos derivados, 63.000.000.000.000 de dólares, cifra que supera al total de la economía mundial de un año. Por consiguiente, esta lista de damnificados es incompleta y puede variar.

El primer damnificado, es el neoliberalismo, que se impuso como teoría económica, sin alternativas, el pensamiento único decían sus críticos latinoamericanos, hace aproximadamente tres décadas, como consecuencia de la revolución conservadora. Y que nos fue transmitida por el consenso de Washington. Su principio básico era "laissez faire, laissez passer, le monde va de lui-même".

El mercado dejado a su arbitrio se auto regularía con máxima eficiencia, gracias a las expectativas racionales. Las intervenciones estatales conllevan que la política se inmiscuya en la economía y distorsionen el mercado. Al hacerlo, ahogarían el emprendimiento y, por tanto, el crecimiento y el desarrollo económicos. Alan Greenspan escribió un libro en 2007 que alaba ese sistema y preguntó ¿porqué queremos inhibir la polinización de las abejas de Wall Street? McCain lo endiosó. Y las tropas de choque conservadoras, los banqueros de negocios, tuvieron chipe libre, o sea, plena libertad de emprendimiento hasta que desaparecieron en la crisis.

Wall Street, el mercado más libre y globalizado del mundo, tuvo un crecimiento exponencial gracias a las tres tesis centrales del conservadurismo: fe ciega en los mercados, desregulación y la sociedad de propietarios (casa propia para todos). Desde mediados del año pasado comenzaron los síntomas de que algo marchaba mal. Bush y sus acólitos, Paulson y Bernanke, dijeron más de una vez que habían contenido el problema. Hace menos de un mes hubo una explosión en el sector financiero norteamericano, la caída de Lehman Brothers (la primera de un gran banco desde la depresión de la década de 1930) fue el detonante. Y hoy día McCain denuncia a los peces gordos de Wall Street, aunque sin entender qué pasó, al insistir en las políticas que causaron la crisis.

El problema esencial, ya lo enunció Marx en el siglo XIX, es que "el capitalismo desenfrenado se convierte en una especie de mitología al atribuirle realidad, poder y acción a cosas que no tienen vida en sí mismas". Esa mitología permite que se utilice un lenguaje antropomórfico para describir los vaivenes del mercado, que tendría bajas, alzas, crisis, pánico, miedo, euforia, etc. Y como se trata de una "mano invisible", deberíamos adentrarnos en el ámbito de la religión. Según San Pablo, la verdadera fe es la que nos da la evidencia de las cosas que no se ven.

La vía china pareciera ser más exitosa. Ante la indignación de algunos comentaristas occidentales, el primer ministro Wen Jiabao, en una entrevista en CNN, dijo con toda tranquilidad que su país enfrentaría la crisis sin grandes problemas porque combina una economía de mercado con la guía del gobierno. Y citó, como respaldo, a las dos principales obras de Adam Smith, "La Riqueza de las Naciones", que habla de la mano invisible del mercado, y la "Teoría de los Sentimientos Morales", que se refiere a la necesidad de la mano visible de la autoridad para lograr la equidad social y el desarrollo armonioso.

El segundo damnificado es el Partido Republicano norteamericano, que giró hacia la derecha dura, no solamente con la designación de Palin como candidata a la vicepresidencia. También al rechazar la mayoría de sus diputados el proyecto de rescate del sistema financiero que presentó la administración Bush, con el apoyo de toda la dirección del partido de gobierno.

De los diputados republicanos que se retiran en estas elecciones, el 82% votó por el proyecto, pero de los que fueron electos por primera vez hace dos años, ni uno solo. Esa joven guardia recibió una calificación de 100 puntos, la máxima, por parte de la Unión Conservadora Norteamericana, mientras que los que se retiran, de solo 78. Uno de los jóvenes turcos calificó al proyecto de una "pendiente resbalosa al socialismo" y otro lo comparó con la revolución bolchevique de 1917.

En otras palabras, para un grupo de trogloditas, como alguien lo dijo en burla, los camaradas Bush, Paulson y Bernanke pretenden fundar la "United States Socialist Republic of America". El proyecto en realidad es socialismo para los ricos, el único respetable en EE.UU., según Galbraith, uno de los grandes economistas del pasado.

Tal vez por ello el candidato McCain ha mostrado su verdadera cara. Ya no es un rebelde bipartidista. Más parece un termocéfalo -el calificativo es de uno de sus colegas republicanos en el Senado-, que centra su campaña en atacar a la persona de Obama, mientras el barco norteamericano naufraga. Y su candidatura también hace agua; no están los tiempos para vencer, como los republicanos acostumbraban, con la deformación de la personalidad del adversario.

Todo ello no aumenta precisamente el prestigio del presidente Bush, cuya tasa de aprobación es alrededor del 25%. Y sus acólitos, Paulson, quien fuera un titán de Wall Street (el año 2005, el último en que sirvió como presidente y gerente general de Goldman Sachs, tuvo un estipendio de US$ 27.000.00) y Bernanke, un profesor de economía especializado en crisis, no logran apaciguar el mercado. Y Bush hizo un llamado a Europa para enfrentar en conjunto la crisis.

El tercer damnificado son los países de la Unión Europea y los en desarrollo con economías muy abiertas, en especial los especializados en la exportación de materias primas. Lograron más o menos desacoplarse de la crisis norteamericana hasta agosto de este año. La caída de Lehman Brothers demostró a las entidades financieras que eran mortales. Y la crisis financiera se desbordó en los EE.UU., las autoridades perdieron el control, e infectó también al sector financiero de esos desacoplados.

Los economistas hablan del multiplicador del comercio internacional al referirse a los contagios de los ciclos económicos que se transmiten por los flujos internacionales de bienes y servicios. La recesión de un país se traspasa a sus contrapartes comerciales, debido que al disminuir sus importaciones, también se contraen las exportaciones de esas contrapartes. Y ello es especialmente cierto cuando esas exportaciones son materias primas.

Ahora, según Krugman, se podría hablar también del multiplicador financiero internacional, en el caso de instituciones financieras altamente endeudadas, que hacen fuertes colocaciones multinacionales, los principales bancos norteamericanos, entre otros. Al tener una fuerte pérdida, se ven obligadas a vender las acciones, bonos, etc. que constituyen su capital, lo que baja los precios de esos valores y, por tanto, disminuyen el capital de otras entidades financieras, también a las con asiento en terceros países.

En resumen, la globalización financiera desemboca en una crisis internacional. Por esa razón, supongo, las autoridades chilenas parecen haber socorrido a bancos de nuestro país, que poco tienen que ver con los problemas hipotecarios norteamericanos. Y la bolsa chilena cae junto a Wall Street.

Los otros damnificados son los ciudadanos de a pie, que pierden sus empleos y viviendas, se les cierra el crédito y, en el caso de Chile, les disminuye notablemente su ahorro previsional, entre ellos, a quien escribe estas líneas.

¿Se normalizará pronto la vida económica? Tengo mis dudas. Muchos damnificados han desaparecido. A otros se les ha prestado solamente primeros auxilios. Y el gran problema es que todavía no tenemos un claro proyecto de saneamiento.

2/10/08

Los 400 hombres más ricos de Estados Unidos

El cineasta norteamericano y ferviente opositor del gobierno de George Bush, sigue escribiendo en su sitio web con el firme objetivo evitar que el actual mandatario norteamericano logre sus objetivos en el Congreso de su país.

En su carta de ayer, Moore, facilita a funcionarios y ciudadanos una serie de sugerencias para "arreglar el desorden de Wall Street".

"Los 400 hombres más ricos de Estados Unidos- dice Moore-, sí es cierto, son sólo 400 personas las que tienen más que el resto de los 150 millones de personas de nuestro país, tienen un patrimonio neto de 1.6 billones de dólares. Además durante la administración de George Bush, su fortuna se incrementó en 700 billones de dólares, el mismo dinero que hoy ellos (estos 400) demandan del Estado".

"Pero, porqué no gastan su propio dinero - continúa diciendo el director- en lugar de hacer que Bush se los de. Ellos aún tiene muchos dólares para repartir entre ellos mismos. Pero por supuesto, ellos no lo harán, al menos voluntariamente.

Acá tengo mi propio plan de rescate:

En primer lugar sería importante que el Congreso designe a una persona que acuse criminalmente a cualquiera en Wall Street que haya contribuido al desplome de la economía. Luego las personas ricas deberían pagar por su propio rescate, ellos podrían vivir en 5 casas en lugar de 7, manejar 9 autos en lugar de 13 y el jefe de cocina podría ser reasignado.

Cuando las personas recurren al banco para poder comprar una casa, piden un préstamo que tiene que devolver con intereses, porqué no usamos la misma estrategia, le prestamos dinero a Wall Street, si es que el gobierno piensa que el país corre un riesgo, y el Estado obtiene una ganancia por ese préstamo".

La crítica de Moore va mucho más allá de prestar o no dinero al sector más poderoso norteamericano, también exige que las reglas del juego para los bancos y Wall Street, sean modificadas y restauradas, según afirma "dejar las llaves del gallinero al lobo no es la mejor opción".

"Desde el gobierno nos dicen que esta falla en las empresas puede provocar una catástrofe, entonces las empresas son demasiado grandes y no debería el Estado permitir estas mega fusiones empresariales si hacen peligrar al sistema económico. Además un ejecutivo no debería ganar más de 40 veces que un empleado, sin embargo en 1980 un director general norteamericano ya ganaba 45 veces más, en el 2003 ganaba 254 veces más y ahora gana 400 veces más".

Finalizando sus recomendaciones, Michael Moore, sugiere descansar de las noticias porque los "políticos mienten mucho", tomar aliento y descansar, porque "no estamos atravesando por la segunda Gran Depresión como dicen". Además sugiere la creación de un Banco del Pueblo, "¿por qué darle un trillón de dólares a unas pocas personas ricas, por qué no nos lo damos a nosotros mismos? Ese banco podría dar créditos con bajos intereses, préstamos para todo tipo de personas que quiera tener su hogar, formar su empresa, ir a la escuela o para la investigación de enfermedades".

DIJISTE LIBERTAD ANTES QUE NADIE